La Rioja

NATACiÓn

Se despide Alba Cabello, capitana y 'saltimbanqui' de la sincronizada

Alba Cabello, tercera por la derecha, junto a José Ramón Lete.
Alba Cabello, tercera por la derecha, junto a José Ramón Lete. / CSD
  • «Ha llegado la hora de devolver todo lo que este deporte me ha enseñado», afirma la madrileña, que inicia una nueva etapa como entrenadora en Cataluña

La madrileña Alba Cabello, capitana de la selección española de sincronizada y conocida como la 'saltimbanqui' del equipo que, entre otros éxitos, conquistó la plata en los Juegos de Pekín 2008 y el bronce en los de Londres 2012, se despidió este lunes de forma oficial de la alta competición para iniciar una nueva etapa en su vida como entrenadora en la Federación Catalana de Natación. Después de 25 años dedicada a la sincronizada como deportista, Alba Cabello, que anunció hace un poco más de mes su retirada, elegió la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) para formalizar su adiós. Durante un discurso leído, Alba Cabello se emocionó al mencionar a su primera entrenadora, Carmen Díez, y a su hermana Lara, presentes, al igual que su pade y su abuela, en el homenaje, primer acto de José Ramón Lete como secretario de Estado para el Deporte.

«Me siento única porque he sabido rodearme de personas únicas», sentenció Alba Cabello, que calificó el día como «muy especial», recordó que tuvo que «sacrificar horas y estudios por una pasión» y apuntó que «ha llegado la hora de devolver todo lo que la ‘sincro’» le ha enseñado. Después de pasar once años en el Centro de Alto Rendimiento de Barcelona -«Ha sido mi segunda casa»-, reconoció, Alba Cabello continuará su nueva etapa en Cataluña para entrenar a niñas. «Con el respeto de los catalanes, intentaremos que nos ayudes en Madrid», le dijo Lete a Alba Cabello, a quien el nuevo presidente del CSD conoció personalmente hace diez años. «Esto no es el ocaso. Es el comienzo, el alba, de una nueva mujer entrenadora», destacó el flamante secretario de Estado.

Alba Cabello recordó su primer contacto con la sincronizada en el Mundial-86, cuando sólo tenía cinco años. «No sabía que entonces estaba escribiendo las primeras líneas del libro de mi vida», apuntó la ‘sirena’ madrileña compañera de Gemma Mengual y Ona Carbonell, que no acudieron al CSD. En el momento de los agradecimientos, además de a su familia, también tuvo una mención especial a su equipo, Sincro Retiro. «Gracias por seguir teniendo confianza en las chicas que sueñan como yo en ser olímpicas. Yo no sólo lo cumplí, sino que repetí. Siempre tendréis mi apoyo», subrayó. «Esto no es un adiós. Simplemente es un hasta luego», añadió. «Para mí has sido un aprendidaje. Dejas un legado, una huella en el agua, y seguro que la dejarás también como entrenadora», aventuró la directora técnica del equipo español de sincronizada, Ana Montero.