La Rioja

atletismo

Bruno Hortelano da «pasos de gigante» tras su accidente

Bruno Hortelano, recogiendo el premio.
Bruno Hortelano, recogiendo el premio. / Efe
  • El velocista español ya prepara la pretemporada, dice estar «fantástico» y considera «un enorme honor» ser galardonado con la Orden del Mérito

«Estoy fantástico», asegura Bruno Hortelano dos meses después del grave accidente de tráfico que sufrió cuando iba de copiloto junto a su primo y como consecuencia del cual aún mantiene la mano de derecha protegida por una férula, además de una visible cicatriz en su cabeza. «Hoy me le levantado bien, despejado», añade el velocista español campeón de Europa de los 200 metros, «emocionado» tras recibir la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo en el Museo Reina Sofía de Madrid, lo que considera «un enorme honor». «No pensaba que me iban a dar este premio», asegura Hortelano, semifinalista en los Juegos de Río, que vive «interno en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat», donde ya ha empezado la pretemporada y siente que está dando «pasos de gigante» en su rehabilitación.

«La recuperación es muy positiva, pero antes de empezar a competir quiero hacer el trabajo, los entrenamientos, y averigurar dónde voy a hacerlo y en qué fecha», apuntó Hortelano, que desconoce cuándo podrá regresar a las pistas. «Lo veremos de mes en mes, pero me siento muy optimista, trabajando con los fisios y los médicos. Cuando pueda volver, volveré. Ya os avisaré», comentó con una sonrisa durante su segunda aparición pública, tres semanas después de reaparecer en una conferencia de prensa celebrada en la sede del Comité Olímpico Español (COE), donde afirmó que tras el accidente que estuvo a punto de costarle la mano tiene «más motivación para continuar».

Después de que su entrenador, Adrian Durant, se haya mostrado recientemente «convencido de que Bruno Hortelano bajará de los 10 segundos en los 100 metros», el atleta nacido en Australia y formado en Estados Unidos sólo piensa en «seguir mejorando», con los Juegos de Tokio 2020 como objetivo a largo plazo y el Mundial de Londres 2017 del próximo mes de agosto como reto más cercano y factible. Ahora, sin embargo, está lógicamente más centrado y preocupado por su recuperación física completa, e insiste en que se encuentra «cada vez mejor» y camina «hacia la normalidad».

«La recuperación ha sido dura. Está claro que fácil no ha sido», reconoció tras ser sometido a diversas intervenciones para reconstruir su mano. después de «un verano bonito», con la conquista del título de Europa en el doble hectómetro y las semifinales en los Juegos Olímpicos de Río, antes del accidente del 5 de septiembre en la A-6. «Estoy trabajando en un entorno muy positivo», reiteró Hortelano, en referencia, no sólo al CAR de Sant Cugat, sino también a la clínica Dexeus de Barcelona. «Además, lo de hoy es una inspiración para seguir trabajando y mejorando», dijo en alusión a la medalla de bronce de la Orden del Mérito, que recogió personalmente, durante un acto con numerosas ausencias, junto a campeones olímpicos como los piragüistas Marcus Cooper y Cristian Toro (galardonados con sendas medallas de oro). «Es un honor gigantesto estar entre tantos deportistas que han hecho tanto por el deporte y por el país», subrayó Hortelano.

Temas