La Rioja

ATLETISMO

El adiós del último de los grandes

Roberto Briones con su grupo de entrenamiento.
Roberto Briones con su grupo de entrenamiento. / Juan Marín
  • La retirada de Roberto Briones supone el fin de una generación que ha dado muchas medallas al atletismo riojano

Aunque oficialmente la temporada no comienza hasta noviembre, la mayoría de los atletas han comenzado ya a preparar la próxima campaña. Entre ellos, ya no está Roberto Briones que hace unas semanas anunció oficialmente que se retiraba de la competición (que no del atletismo porque seguirá como entrenador). El adiós de Briones es el fin de una generación de atletas que comandados por él, Santi Ezquerro y las hermanas Conde han subido a La Rioja a los podios de los Nacionales absolutos durante una década.

El paso de Roberto Briones por el atletismo ha durado 17 años. Llegó como un adolescente imberbe que destacaba en el colegio y acaba su carrera deportiva como un deportista maduro que puede presumir de poseer el récord autonómico con una gran marca (46.38), un título nacional absoluto, ser semifinalista en un campeonato de Europa y de haber participado en todas las grandes competiciones a excepción de los Juegos Olímpicos. Por todo ello hace un balance más que satisfactorio de su paso por el deporte, «siempre puede haber 'peros', aunque en general, no tengo motivos para quejarme porque todas las metas -realistas- que me he ido poniendo las he ido consiguiendo. Desde aquella primera mínima para ir a un Nacional hasta el título de campeón absoluto al aire libre de 400 m». Sólo una lesión que le persiguió durante dos años y que «aunque no me impedía correr, sí que me impedía rendir bien y mejorar porque no podía forzar en los entrenamientos» le apartó de conseguir mayores metas, pero también le hoz «madurar como persona y atleta», asevera.

Lo único que puede llegar a pesar es no haber estado en unos Juegos Olímpicos: «Es la meta de cualquier deportista, pero tuve mala suerte. La ocasión hubiera sido Londres, pero ese año, por primera vez, se establecieron unas mínimas. El cuarteto español no lo tenía. Fuimos a la Diamond League e hicimos la marca, pero la IAAF exigía que se hiciera en dos ocasiones, y nosotros no tuvimos oportunidad de repetir».

Pero en el otro lado de la balanza, le quedan grandes momentos vividos. «Probablemente, el más importante de mi carrera fue cuando gané el Campeonato de España. Yo no era uno de los grandes favoritos pero sabía que iba a estar ahí, y al final conseguí la medalla de oro», aunque quizá sea el más importante hay otros que recuerda con no menos cariño: «La primera mínima absoluta, la primera medalla en un Nacional absoluto que fue un bronce, y aunque yo sólo llevaba 3 años entrenando tenía la sensación de que había mucho trabajo detrás».

Y todo ello, Roberto Briones lo ha conseguido sin salir de La Rioja: «Nunca ví la necesidad. Aquí ahora tenemos buenas instalaciones, las instituciones nos apoyan en la medida de lo posible, mi club era riojano y mi entrenador de toda la vida estaba aquí».