La Rioja

POLIDEPORTIVO

Medallistas olímpicos reclaman más ayudas económicas públicas

Foto de familia, con Joan Lino (d), junto a Mihaela Ciobanu, en CaixaForum.
Foto de familia, con Joan Lino (d), junto a Mihaela Ciobanu, en CaixaForum. / COE
  • El COE y La Caixa se alían para facilitar la inserción laboral de deportistas retirados, a quienes se les hará «un traje a medida»

Después de que el Comité Olímpico Español (COE) y La Caixa presentasen una novedosa alianza para impulsar la integración laboral de deportistas retirados, quienes fueran medallistas en unos Juegos, caso del exatleta Joan Lino y de la exjugadora de balonmano Mihaela Ciobanu, bronce en Atenas 2004 y en Londres 2012, respectivamente, reclamaron este jueves más ayudas económicas públicas para financiar el deporte y facilitar su inserción. Joan Lino, que llegó a confesar que incluso le aconsejaron retirar la condición de «medallista olímpico» de su currículum, «porque asustaba a las empresas», exigió la aprobación inmediata de la prometida y olvidada ley de mecenazgo con el fin de aumentar las desgravaciones fiscales a las empresas que deciden apostar por el deporte.

«En España se apuesta más por la ayuda privada que por la pública. Los políticos no piensan en el deporte, y es preciso dar un giro a la estructura de financiación», apuntó el saltador de longitud de origen cubano, quien recordó que «desde los Juegos de Barcelona no se han logrado alcanzar las 22 medallas olímpicas, mientras que países como Inglaterra, que han apostado por una ley de mecenazgo, han superado en los últimos Juegos las 50 (65 en Londres y 67 en Río 2016)». «Algo estamos haciendo mal desde Barcelona’92», lamentó Joan Lino, acostumbrado a la cola del paro y a trabajos esporádicos desde que abandonó el atletismo en activo. «El mercado laboral es una selva con muchos leones y todos con hambre», sentenció el exatleta que subió a un podio olímpico hace 12 años.

Mihaela Ciobanu también solicitó un esfuerzo al Gobierno no sólo para facilitar los estudios a los deportistas que se mantienen en la élite, sino también para potenciar la incorporación al mercado laboral de los ya retirados de la alta competición que no encuentran trabajo y atraviesan problemas económicos. «El Estado puede dar más», reconoció la exguardameta de la selección española nacida en Rumanía y licenciada, al igual que Joan Lino, en Educación Física y Deporte, y a quienes precisamente se les acaban sus respectivos contratos de trabajo esta misma semana.

Después de que el presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), Francisco Roca, lanzase la pasada semana «un mensaje al próximo Gobierno», para reivindicar también «un cambio en la ley de mecenazgo para incluir a las organizaciones deportivas que trabajan las canteras», el máximo dirigente del COE, Alejandro Blanco, insistió en la trascendencia de «ayudar a los deportistas españoles una vez que se retiren». «No hay que regalar nada a los deportistas, sino ayudarles a formarse mientras compiten y preparles más allá de la competición», admitió Blanco. El presidente del COE agradeció «la gran labor social» de La Caixa, que además de destinar 500 millones de euros a su obra social por octavo año consecutivo, a través de su programa ‘Incorpora’, en el que ahora se integran los deportistas, ha conseguido firmar más de 127.000 contratos laborales en los últimos diez años y cuenta con 30.000 empresas colaboradoras en toda España.

«Cuando nos retiramos no pedimos que nos regalen nada, sino que nos ayuden, y este acuerdo para promover la inserción laboral de los exdeportistas es un granito de arena para lograrlo», destacó Joan Lino, para quien «el Comité Olímpico está haciendo una gran labor a nivel personal». «Agradezco mucho el esfuerzo del COE y La Caixa por echarnos este cable para salir del pozo», añadió Mihaela Ciobanu, tras un acto en el que también participaron la exgimnasta Carolina Pascual (plata en Barcelona’92) y el ex saltador de trampolín Javier Illana, olímpico en tres Juegos. «A un progama ya de éxito que funciona desde hace diez años hoy incorporarmos a un nuevo colectivo injustamente olvidado. Trabajaremos con el COE para ver quienes son los deportistas retirados que más lo necesitan. Habrá que empezar como una maratón, paso a paso, y buscaremos a la gente que más lo necesite, para hacer un traje a medida a cada uno», garantizó el director general de La Caixa, Jaume Giró.