Una tarde con tres récords mundiales y otro oro de Ledecky

FRANCISCO ÁVILA BUDAPEST.

Tres récords del mundo, dos de ellos en apenas cinco minutos, la percepción de que Katie Ledecky se escapa a cualquier lógica y la primera medalla de la delegación española en las pruebas de natación, la plata de Mireia Belmonte en los 1500, marcaron la tercera jornada de finales del Mundial de Budapest que se nada en el Duna Aréna.

La canadiense Masse (100 espalda), la extraterreste Ledecky (1500), los chinos Sun Yang (200) y Jiayu Xu (100 espalda) y la estadounidense Lilly King (100 braza) se llevaron los oros en juego. Masse, King y el británico Adam Peaty, éste en las semifinales de los 50 braza, se adornaron además con sendos récords del Mundo en sus respectivas pruebas.

Dos de los tres récords del Mundo se produjeron en apenas cinco minutos. El primero lo protagonizó el joven bracista Adam Peaty, que por la mañana ya había rebajado el tope mundial de los 50, y por la tarde, en las semifinales, se convirtió en el primer hombre en bajar de los 26 segundos (25.95).

Cinco minutos después, la espaldista canadiense Kylie Jacqueline Masse batió el récord mundial de los 100 espalda al nadarlos en 58.10, por dos dos centésimas.

Y el tercer récord de la tarde lo firmó la estadounidense Lilly King, que con 1:04.13, batió el tope mundial de los 100 braza, en una final en la que la española Jessica Vall fue séptima. King rebajó en 22 centésimas el anterior registro en poder de la lituana Ruta Meilutyte (1:04.35) desde el Mundial de Barcelona 2013. La plata fue para su compañera Kaity Meili (1:05.03) y el bronce para la rusa Efimova (1:05.05).

Ledecky no consiguió rebajar la plusmarca mundial, pero volvió a ofrecer una exhibición para llevarse el oro en los 1.500 y pocos minutos después imponerse con autoridad en las semifinales de los 200 libre.

Fotos

Vídeos