La Rioja

RÍO2016

Juegos Olímpicos

«Nuestro objetivo está más en Tokio que en Río»

«Nuestro objetivo está  más en Tokio que en Río»
  • Javier Pascual, entrenador de boccia

Javier Pascual lleva años inmerso en el mundo del deporte y la discapacidad, aunque ejerce como técnico de la selección nacional desde el 2014. Los de Río de Janeiro son sus primeros Juegos Olímpicos y allí compiten cuatro deportistas. Pascual es sincero: «Nuestro objetivo está más en Tokio que en Río porque hay un nuevo equipo técnico y deportistas que se están renovando, pero no descartamos nada. Primero habrá que jugar la 'pool' [ronda previa] y luego, ya veremos».

Y es que la boccia, al igual que muchos deportes para personas con discapacidad, se encuentra con un problema. «Suele ser una población muy pasiva. Por ejemplo, la boccia es conocida, pero no todos los posibles practicantes lo hacen y mucho menos a un nivel alto, que exige muchos entrenamientos, un espacio, técnicos, sacrificios... Es complicado», resume. Tampoco es fácil competir contra países que gastan muchos recursos en deportes adaptado. Aunque, a pesar de los inconvenientes, Pascual es optimista. «La relación inversión-resultados del deporte paralímpico español es muy buena», agrega.

La boccia es un deporte practicado por personas con parálisis cerebral o discapacidades severas. Para el técnico, supone una forma de juego, pero también de autoconocimiento, control y comunicación. «Es un juego muy estático, pero de precisión y táctica. En los partidos, los entrenadores no podemos comunicarnos con ellos, así que ellos toman decisiones, debaten y se ayudan. La psicología en este deporte es muy importante», recalca.

Con unas reglas similares a la petanca, en un campo delimitado, los lanzadores deben aproximar sus bolas a una blanca o alejar la de los rivales. «Tácticamente hay que saber si jugar lejos o cerca de la zona de lanzamiento, la ubicación de los deportistas e incluso la superficie donde se juega», explica. Así, por ejemplo, estos días el equipo español lo ha aprovechado, además de para disfrutar en la Villa Olímpica, para conocer las instalaciones. «Es sintético y en España no hay ninguno parecido, así que hay que adaptarse rápido», bromea. Mientras, otros países sí han podido construirse pistas similares a las de los Juegos Paralímpicos, por lo que llegan con el rodaje hecho.

El sábado comenzará la competición para los españoles, que el miércoles disfrutaron con la ceremonia de inauguración y que esperan dar la sorpresa y pelear por los metales. Pero, sobre todo, que sus deportes sean más conocidos. «Falta difusión y los Juegos con una bonita forma de que lleguemos al público», reflexiona.