La Rioja

RÍO2016

Juegos Olímpicos

«Las medallas bajan porque otros países invierten más»

«Las medallas bajan porque otros países invierten más»
  • David Sanz, técnico de tenis en silla

Río de Janeiro fue el epicentro del mundo durante dos intensas semanas gracias a los Juegos Olímpicos. Pero esto no termina aquí. Los Juegos Paralímpicos ya están en marcha. Un evento increíble donde deportistas con discapacidad acuden para mostrar de lo que son capaces. Esto lo sabe muy bien el riojano David Sanz, técnico de la selección española de tenis en silla y director del área de formación de técnicos y de realizar proyectos de investigación para la Federación Española de Tenis, que desde los 20 años, se ha involucrado en este tema.

Todo empezó por una sugerencia de un profesor de la universidad cuando cursaba 'Actividad física y deporte adaptado'. «Nos propusieron hacer prácticas con personas con discapacidad. Me interesó bastante el tema, empecé a buscar y surgió la idea de hacer judo para personas ciegas pero al no haber mucho interés no pude. Y el profesor me planteó que, al haber sido tenista, por qué no daba clases de tenis en silla de ruedas. Y de una simple sugerencia, me enganché a este deporte», explica.

Sanz tiene una amplia experiencia en lo que a Juegos Paralímpicos. Estos de Río ya son sus sextos Juegos. Los primeros fueron los de Atlanta 96. Justo un año después de hacerse cargo del equipo nacional de tenis en silla. Pero los que más le marcaron fueron sus segundos, los de Sydney 2000. «Realmente fue mi segunda aventura en unos Juegos, pero las recuerdo como si hubieran sido mis primeras. Me llenaron muchísimo», indica el riojano.

Gracias a su amplia experiencia, durante los Juegos de Río, el equipo paralímpico está en buena manos. Sanz tiene un doble papel. No solo hace de técnico, sino que también tiene la función de delegado. «Normalmente, si llevas a más de cuatro jugadores a tu cargo, suele ir otra persona de delegado. En mi caso, al llevar a tres chicos y a una chica, se unen la figura de delegado y técnico. Por lo tanto, me encargo de los entrenamientos de preparación, de seguir durante la competición a los tenistas y el segundo papel es todo lo que requiera a nivel organizativo como reuniones técnicas, inscripciones, hablar con los jueces.».

Para estos juegos, Sanz planea que el equipo paralímpico consiga alrededor de 40 medallas, una cifra similar a la lograda en Londres 2012. «Esta cifra está genial pero es verdad que desde Atlanta, la posición final en los Juegos ha ido a la baja en lo que respecta a posiciones en el medallero», señala Sanz. «Y esto es porque las inversiones en el deporte adaptado no tienen nada que ver con otros deportistas profesionales. En este aspecto, otros países nos superan», concluye Sanz.