La Rioja

RÍO2016

Juegos Olímpicos

juegos paralímpicos

Más deportistas, menos recursos

Vista de Tom, la mascota de los Juegos Paralímpicos Río 2016.
Vista de Tom, la mascota de los Juegos Paralímpicos Río 2016. / EFE
  • río 2016

  • Los Juegos Paralímpicos de Río 2016 exhibirán un récord de competidores y de especialidades

  • El piragüismo y el triatlón se suman a un evento en peligro sin el auxilio de más de 80 millones de euros de Petrobras

El movimiento olímpico ha tratado en los últimos tiempos de otorgar a sus eventos una dimensión que trascienda lo deportivo. Si bien en los Juegos Olímpicos la propia competición, el espectáculo y la repercusión mediática rebajan cualquier intento de lanzar mensajes paralelos, en los Juegos Paralímpicos el asunto es diferente. Deportistas de todo el mundo con distintas capacidades físicas e intelectuales encarnan múltiples historias de superación y consiguen desviar los ojos hacia otra realidad. Incluso pueden depositar una herencia en el país anfitrión que ayudará a la enseñanza de los valores de integración, mejora y empatía en la sociedad.

Sin embargo, en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 el objetivo se ha visto dificultado por las penurias económicas que ha sufrido el país y las correspondientes ayudas al evento. Para empezar, algunos de los aproximadamente 4.350 deportistas (cifra récord) de los 175 países con representación han tenido dificultades para acudir a Brasil. De hecho, la organización reconoció que no disponía de fondos para pagar los traslados, alimentación y uniformes de algunas federaciones. «En la actualidad tenemos alrededor de diez países que, incluso si se pagan las subvenciones, pueden tener dificultades para cubrir el costo de su viaje», avisó en agosto antes Phil Craven, presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI). Ante los problemas, los brasileños tuvieron que recurrir a la gigantesca Petrobras, gran empresa de hidrocarburos, que a pesar de sus deudas entregó una aportación extra de aproximadamente unos 80 millones de euros para garantizar los Juegos Paralímpicos, abrir la puerta a ser un patrocinador oficial y tratar de mejorar su imagen tras los últimos escándalos por corrupción.

«Nunca en sus 56 años de historia, los Juegos Paralímpicos habían afrontado circunstancias como estas», confesó Craven. Las aportaciones públicas estatales y locales se habían quedado cortas y los jueces brasileños impidieron una reapertura de esas arcas. «Claramente, Brasil no es el país que era cuando ganó su candidatura», instió Craven. A consecuencia de las dificultades se planearon una serie de ajustes: una disminución del personal previsto, modificaciones en los servicios de transporte para deportistas, equipos y trabajadores y el cierre de varios centros de prensa. También se acordó el agrupamiento de algunos deportes en el mismo espacio y el desmantelamiento de Deodoro, que sirvió como el mayor contenedor de sedes apenas un mes antes.

Aumenta la familia

A pesar de los problemas presupuestarios, se ha mantenido la tendencia de aumentar la familia olímpica y se han sumado dos deportes (piragüismo y triatlón) en diferentes categorías. Además, Estados Unidos, la gran potencia, acudirá a Río con la delegación más grande su historia. Sin embargo, ningún ruso acudirá a Brasil porque después de las revelaciones del informe McLaren sobre el dopaje estatal en el país eslavo se ha prohibido la participación de todos sus paralímpicos e incluso se ha rechazado que acudan con la bandera neutral al evento que se celebrará del 7 al 18 de septiembre. Tampoco estará Oscar Pistorius, una de las principales atracciones de Londres 2012, puesto que el atleta sudafricano fue condenado a seis años de cárcel por asesinar a su pareja.

En el caso de la delegación española el número de representantes y apoyos asciende a 127, de los que únicamente 28 son mujeres. Competirán en 15 de las 22 disciplinas posibles: atletismo, baloncesto en silla de ruedas, boccia, ciclismo, fútbol 5 para ciegos, judo, halterofilia, natación, piragüismo, tenis de mesa, tenis en silla de ruedas, tiro con arco, tiro olímpico, triatlón y vela. En la anterior edición sumaron 83 diplomas y 42 medallas, ocho de oro, 18 de plata y 16 de bronce, para situarse en el puesto 17 en el medallero general, una cifra difícil de repetir ,según el Comité Paralímpico Español, por los problemas para relevar a los triunfadores.

La edad media de los deportistas es de 32,6 años y las mejores bazas para metales son las de veteranos: la nadadora Teresa Perales, el palista José Manuel Ruiz y el lanzador David Casinos, con al menos cuatro Juegos Paralímpicos cada uno.

Comenzarán el día 7 de septiembre con una ceremonia de apertura de la que apenas se han revelado detalles. «Será superhumana y despertará los cincos sentidos», anticipó como portavoz Fred Gelli al diario Estado de Sao Paulo. Darán la salida a los Juegos Olímpicos con mayores restricciones, aunque se lucirán como los más universales por contar con el mayor número de países hasta ahora. No obstante, el objetivo olímpicos de la difusión de valores olímpicos contará con un gran aliado: podrán ser vistos en cualquier lugar del mundo porque se retransmitirán en Internet a través de Daily Motion.