SUPERCOPA DE ESPAÑA

La vida sigue igual en Chamartín

Zinedine Zidane da una
orden durante la ida de la
Supercopa en el Nou
Camp. :: reuters
Zinedine Zidane da una orden durante la ida de la Supercopa en el Nou Camp. :: reuters

Zinedine Zidane alarga su racha, Asensio repite golazos y los suplentes rinden como titularesEl técnico francés ha ganado el 76% de los 89 partidos desde que se sentó en el banquillo merengue

RODRIGO ERRASTI

Madrid. La imagen de Florentino Pérez dando la mano sonriente a sus futbolistas antes de partir hacia el Camp Nou define el momento de confianza que hay en el Real Madrid. Hace unos meses, justo antes de la llegada al club de Zinedine Zidane, existía temor al Barça, que en noviembre de 2015 -cuando era vigente campeón europeo y mundial- dinamitó el proyecto de Rafa Benítez. Semanas después el presidente se entregó a 'Zizou', el estiloso francés que enamoró al Bernabéu con su juego. Y la apuesta no pudo salir mejor. Zidane lleva 89 partidos en el banquillo con un balance de 68 victorias (76,4%), trece empates (14,6%) y sólo ocho derrotas (8,9%). Por tercera vez visitó el Camp Nou, donde está invicto: dos victorias (en Liga y la del domingo en la Supercopa) y un empate en Liga la pasada campaña.

«Es un día para estar contentos, pero no está sentenciado», dijo tratando de frenar la euforia el técnico, cuya política de rotaciones está alcanzando un rendimiento nunca visto. Mateo Kovacic completó un encuentro soberbio supliendo a Modric, tanto en la creación como en su misión de aplacar a Messi. «Hizo un gran partido, lo hemos preparado bien y él lo ha hecho de maravilla hasta que se ha hecho daño en el aductor», explicó.

No sólo el francés consigue que los que comparecen en el campo sean capaces de aportar lo necesario para sumar títulos (seis en apenas 19 meses gracias a esa racha de 67 partidos consecutivos marcando al menos un gol), sino que, además, ha generado un ambiente de caseta casi olvidado en un clima tan galáctico. Es el primer técnico que consigue dejar como suplentes en finales a jugadores como Gareth Bale o Cristiano Ronaldo sin que se genere un motín en el vestuario. Tanto el galés en Cardiff como el portugués en Skopje y Barcelona, entendieron que su estado físico les impedía arrebatar el puesto titular a Isco, que está brillando como nunca desde que siente la misma confianza en el Madrid que Julen Lopetegui le ha mostrado siempre en la selección. «Quitarle el balón ha sido complicado para los rivales y además ha hecho jugar al equipo», se congratuló el preparador francés.

La sanción a Cristiano -posiblemente se perderá las primeras cuatro jornadas de Liga tras sumar sólo 31 minutos en lo que va de campaña- quizá abra la puerta a Asensio, que mantiene su idilio con el gol en las competiciones nuevas que disputa. Al igual que sucediera la pasada campaña con la Supercopa de Europa, el Mundial de Clubes, la Copa y la Liga, el balear acertó con la red rival en el Camp Nou. «No me sorprende, tiene calidad, rompe líneas, le pega fenomenal. No es fácil entrar a un partido así 15 ó 20 minutos, pero él ha entrado rápido y marcado la diferencia», explicó Zidane sobre la quinta competición en la que debuta con gol el '20' madridista. «Tiene un talento innato y ojalá tenga esa chispa para marcar siempre que sale a jugar», dice Sergio Ramos.

El 1-3 fue otro golazo más. Ya son 11 en algo más de 13 meses los que suma un futbolista desequilibrante y goleador, que pide con rendimiento un puesto ofensivo ahora ocupado por Bale y Benzema. «Estoy muy tranquilo con mi papel en el equipo. Todos queremos más minutos, pero hay que seguir trabajando para poder lograr la Supercopa en el Bernabéu», avisa Marco Asensio.

Más

Fotos

Vídeos