APUESTAS

La trama de los amaños engañó a miles de apostadores de toda España

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. La trama de amaños de partidos desmantelada el pasado lunes se lucró con el dinero de miles, probablemente decenas de miles, de apostadores españoles on-line. Una suerte de estafa masiva en la que las víctimas nunca podrán reclamar ante los tribunales. ¿Su pecado? Fiarse (o dejarse manipular) de un famosísimo 'tipster', una suerte de 'gurú' de las apuestas que aconsejaba a través de todo tipo de redes sociales dónde, cómo y cuándo apostar.

Sus consejos en la red estaban encaminados a subir la proporción de ganancias con miles de jugadores 'on line' apostando por un lance que parecía ganador cuando en realidad todo estaba arreglado para que lo que parecía imposible (o altamente improbable) pasara... desde un número desproporcionado de saques de esquina, a una cantidad demasiado grande de penaltis o, incluso, un número ingente de goles (algo que pasó en el Barça B 12-0 Eldense).

Todo era controlado por esta red, en la que un jugador de primera división -Jonan García, que llegó a jugar en Primera con el Athletic- y otro de segunda división, habían 'fichado' a 'tiempo completo' a cinco jugadores en activo para sus amaños de Segunda y Tercera y habían comprado las voluntades de otras dos docenas de futbolistas, además de a un árbitro (también detenido).

Según los atestados, esta red estaría involucrada en la alteración de un total de 51 partidos en las temporadas 2015-16 (10 encuentros), 2016-17 (26 enfrentamientos) y la actual, 201718 (15 partidos). Y siempre desde casas de apuestas radicadas en China. Los investigadores apuntan a que los jugadores compinchados podrían haber cobrado entre 2.000 y 5.000 euros por encuentro, al margen de lo que ellos mismos podrían ganar apostando on line en casas chinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos