UNA VICTORIA MUY SUFRIDA

Emilio se prepara para lanzar la pena máxima. Su gol empataba el encuentro. :: s. martínez/
Emilio se prepara para lanzar la pena máxima. Su gol empataba el encuentro. :: s. martínez

Orodea cierra la remontada del Náxara, que viajará a Langreo con una renta mínima

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Nájera. El Náxara cosechó ayer en La Salera, no sin sufrimiento, una victoria ante la Unión Popular de Langreo que, aunque corta, sirve para mantener las aspiraciones de los blanquiazules de llegar a la final del 'play off' de ascenso. Sufrimiento generado por el madrugador gol asturiano y porque el Náxara necesitó 88 minutos para que apareciera Orodea para sellar el triunfo

El encuentro arrancó con un disparo de Tamayo en el primer minuto que fue a las manos del portero asturiano y la réplica, siete minutos más tarde, en una jugada de estrategia de los visitantes. Sacaron un córner en corto para que otro atacante desviase el cuero con astucia para que Acebal, viniendo desde atrás, rematase a puerta, pero alto.

A partir de ahí el juego fue más bien de tanteo entre ambos contendientes, apreciándose el enorme respeto que se tenían. No obstante, los blanquiazules proponían algo más que sus contrarios, eso sí, siempre con las máximas precauciones. A la salida del cuero con combinaciones desde la zaga, le seguían otras con balones largos, tratando de sorprender a la defensa asturiana. Estos, por su parte, además de desquiciar a la parroquia y jugadores blanquiazules con sus acciones de jugadores que se las saben todas, intentaban sorprender con balones largos.

Superado el primer cuarto de hora llegó lo que menos querían los locales, un gol que adelantaba a los azulgranas. Fue obra del ex del Haro Aimar Gulín, a quien la defensa local dejó darse la vuelta con el balón en los pies al borde del área, y chutó raso para que el balón se alojase en la meta de Heras rozando el poste.

El tanto hizo mella en los locales durante unos minutos, no en vano había sido la única ocasión en que se habían acercado con cierto peligro a la meta de Heras, pero se fueron reponiendo y en el minuto 38, una internada de Javi Martínez fue cortada en falta dentro del área por el defensa asturiano Cristian y el árbitro pitó penalti. De ejecutarla se ocupó Emilio, que lo hizo de una manera impecable. Con el empate a uno los jugadores se iban al vestuario. Los asturianos un tanto decepcionados por haber encajado la igualada y los riojanos con la esperanza de lograr la remontada.

Tras el descanso, el blanquiazul Albert sacó de la línea de gol un remate de cabeza de Aimar, tras un saque de esquina, en la jugada de mayor peligro de los asturianos en todo el encuentro. Poco más tarde, al filo de la primera hora de partido, Achi y Lozano trataron de hacer el 2-1, pero remataron sin fortuna.

El juego se fue desarrollando en un toma y daca entre ambos rivales, con los najerinos perdiendo demasiados balones y los asturianos siguiendo con sus artimañas de veteranos para tratar de romper el ritmo. Después de un remate fuera de Javi Martínez tras recoger un rechace de la defensa azulgrana y una gran jugada de Orodea, que había entrado de refresco, y que no fue gol por muy poco, tras superar a la defensa en velocidad, llegó el tanto que ponía por delante a los najerinos.

Cerca ya del final y después de que los visitantes Javi Sánchez y Urtzi rematasen con cierto peligro, Rojo centraba desde la izquierda del ataque local y Orodea superaba por alto a portero y defensas para marcar el gol que sirve para ir a Langreo con ventaja en la eliminatoria. No hubo tiempo para más, aunque sí para sellar el triunfo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos