Sicilia decide entre el tedio

El partido se disputó más en el centro del campo que en las áreas. :: s.m./
El partido se disputó más en el centro del campo que en las áreas. :: s.m.

Gonzalo Santamaría se estrena con triunfo ante el Berceo en un partido sin sobresaltos

SERGIO MARTÍNEZ AGONCILLO.

Un bonito gol de falta directa de Sergio Sicilia en los minutos finales decidió y fue el punto brillante de un partido espeso, aburrido y con disparos entre los tres palos que pudieron contarse con los dedos de una mano. Finalmente, el Agoncillo logró la victoria, en el estreno de Gonzalo Santamaría como entrenador de los avioneros, frente a un Berceo que compitió y sostuvo a los locales, pero que no tuvo apenas oportunidades para llevarse el encuentro.

1 AGONCILLO

0 BERCEO

Agoncillo
Jose Mari, Huerta, Pesquera, Navarro, Manu (Pirri, m. 71), Sicilia, Isma, Alcalde (Luisja, m. 75), Varea (Moi, m. 63), Edu Martín y Joseba.
Berceo
Benito, Asier, Sergio, Lopito, Óscar, Navajas, Álvaro Ruiz (Miguel, m. 25), Gabriel, Dani, Zangróniz (Alberto, m. 79) y Peso.
Goles
1-0, m. 88. Sicilia.
Árbitro
Mimoun Larhlid, asistido por David López y Alejandro Viela. Mostró amarilla al local Varea y a los visitantes Gabriel y Mancebo. Expulsó por doble amonestación a Luisja del Agoncillo (m. 90) y a Óscar del Berceo (m. 87).

Los noventa minutos fueron bastante lineales, sin sobresaltos ni momentos de fútbol brillante. El Berceo arrancó con algo más de iniciativa, pero pronto el Agoncillo se hizo con el balón y durante el resto del encuentro mantuvo ese papel protagonista en el juego. Pese a ello, los avioneros no encontraron fluidez en su juego y las llegadas al área del Berceo fueron demasiado tímidas. Varea, con un fuerte remate que sacó Daniel Benito, y Alcalde, con un disparo envenenado que volvió a obligar a emplearse al portero logroñés, tuvieron las mejores ocasiones, o más bien las únicas, de la primera mitad.

El segundo tiempo debía exigir algo más a ambos equipos y comenzó con mayor ritmo e intensidad, pero seguía jugándose en el centro del campo, con un dominio demasiado inofensivo por parte del Agoncillo. El Berceo estaba aguantando bien y empezó a acercarse en alguna acción esporádica a la contra, como en un centro peligroso de Óscar que atajó Jose Mari o un contragolpe, ya con el partido más avanzado, que finalizó Álvaro Ruiz y detuvo sin apuros el portero del Agoncillo. Tampoco tuvieron más oportunidades claras los verdes para sacar algo más positivo que un empate de San Roque.

El Agoncillo seguía intentándolo y Gonzalo Santamaría introdujo cambios en busca de mordiente y verticalidad. El partido necesitaba imaginación, pero tampoco la encontró entonces. Tendría que esperar un poco más, hasta el minuto 88. Antes, el Agoncillo asustó en un disparo demasiado alto de Isma. No fue suficiente y el duelo se desatascó como suele ocurrir en muchos partidos del estilo: a balón parado.

En el minuto 88, una falta peligrosa junto a la frontal del área visitante parecía idónea para Edu Martín, pero el interior pasó por encima del balón y fue Sicilia, con un golpeo elegante e inapelable, el que mandó el esférico sobre la barrera y ajustado al palo de la portería berceísta. El Agoncillo rompía el partido sin tiempo para que su rival reaccionase y comenzaba con tres puntos la nueva etapa de un equipo que mira a posiciones superiores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos