Sergio Domínguez está de vuelta

Domínguez (d) encabeza la carrera continua de la plantilla de la Oyonesa, ayer. :: justo rodríguez/
Domínguez (d) encabeza la carrera continua de la plantilla de la Oyonesa, ayer. :: justo rodríguez

El mediapunta se ha enfundado de nuevo la camiseta de la Oyonesa después de media temporada de descanso voluntario

I. G. LOGROÑO.

Durante las últimas campañas ha sido uno de los jugadores más desequilibrantes de la Tercera División riojana, pero al final de la pasada campaña decidió darse un respiro. Ahora, Sergio Domínguez ha vuelto y lo ha hecho con el objetivo de intentar ayudar a la Oyonesa a eludir el descenso a Regional Preferente.

Acabado el último curso, Domínguez optó por parar. Antes, en marzo del 2016, se le había extirpado un riñón a consecuencia de un quiste descubierto después de un golpe recibido durante un partido frente al Náxara. Se recuperó y volvió a jugar con la SD Logroñés, su equipo de entonces, pero las sensaciones no eran las mismas que antes de la operación. «Al principio, sobre todo, tenía miedo e incertidumbre por ver cómo iba a responder mi cuerpo», cuenta. «Fue un periodo de adaptación complicado», reconoce.

La temporada pasada siguió en la SDL, pero al terminar tomó la decisión. «Necesitaba parar y desconectar, sobre todo mentalmente», analiza. «Además, empecé a trabajar en el colegio Salesianos Domingo Savio y también prioricé el tema laboral al fútbol», añade Domínguez. «No me marqué plazos para volver», remata.

A pesar de esa intención de desconectar del fútbol, Domínguez seguía entrenándose con la Oyonesa una o dos veces a la semana y finalmente optó por regresar. «No pensaba haber vuelto tan pronto, pero me encontraba bien y me animé», expone el mediapunta, quien reconoce que, además de la Oyonesa, otros equipos se interesaron por contar con sus servicios. «Pero tengo mucha amistad con el cuerpo técnico, sé que trabajan muy bien y, además, hay compañeros con los que ya había coincidido en mi anterior etapa en el club», explica. «Me hacía ilusión volver», añade.

Eso sí, ahora Domínguez pelea por un objetivo muy distinto al de años anteriores: eludir el descenso. «Es una experiencia diferente, pero igual de bonita», afirma el mediapunta, quien ha jugado los dos últimos partidos de los alaveses, colaborando incluso en el último con un gol. «Me he encontrado bien, aunque sé que falta algo de ritmo para completar los noventa minutos con frescura», admite. «Pero me veo con confianza y sin miedo y sé que conforme vayan pasando los encuentros me iré encontrando mejor», finaliza.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos