La SDL remonta pero sufre ante un correoso Tedeón

Diego Jiménez, ante la presión de Jorge García y Luis. :: j. herreros/
Diego Jiménez, ante la presión de Jorge García y Luis. :: j. herreros

V. S.

logroño. La Sociedad Deportiva Logroñés cerró la liga regular con un triunfo ante un Tedeón descendido que le dio guerra hasta el final. David Ochoa realizó muchos cambios y el equipo lo notó. También sufrió la mala noticia de la lesión de Pinillos y el debut del juvenil Jordi, que sufrió durante el partido.

Fue un partido que los blanquirrojos resolvieron en apenas un cuarto de hora de la segunda mitad. Porque la primera parte resultó para olvidar. Ni fútbol ni fortuna acompañaron a los logroñeses. En cuanto a lo primero, una tremenda falta de ideas en la medular impidió a los de Ochoa poner a prueba a una de las defensas más goleadas de la Tercera. En cuanto a la suerte, Pinillos se lesionó en una salida tras un fallo defensivo, cuando chocó con un jugador navarretano. El choque se paró durante ocho minutos y finalmente, Jordi tuvo que entrar en el campo.

En un ambiente soporífero se movía el partido. La Sociedad dominaba pero sólo contó con una gran oportunidad en esa primera mitad. Un buen pase por encima de la defensa navarretana fue controlado por Bruju, pero no superó a Muro. Corría el minuto 35. Poco más hubo reseñable en esa primera mitad hasta el segundo de los nueve minutos de prolongación. Una falta a varios metros del borde del área fue ejecutada magistralmente por Jorge Marín para lograr la ventaja del Tedeón. La sorpresa saltaba en Las Gaunas, aunque aún restaban 45 minutos.

Y la SDL tiene pólvora de sobra. En un cuarto de hora, tras la entrada de Naceur, el partido cambió de rumbo. Primero, Saúl, tras un saque de esquina; tres minutos después, una genialidad de Israel Losa; casi a renglón seguido, un gol de Naceur y ya en el minuto 64, un golazo del extremo. Si en el minuto 49 el marcador reflejaba un 0-1, 15 minutos después lucía un 4-1. Y con la ventaja, los blanquirrojos se durmieron. Jorge García sumó un gol de pundonor y Andrés, cuando restaban 17 minutos, aprovechó un rechace para poner nervios. Andrés tuvo la igualada en el 83 y Rubén Peña envió un balón al palo en el 90. No hubo tiempo para más en un partido entretenido pero demasiado sufrido para los locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos