No hay premio para el Casalarreina

Rubén Pérez celebra con rabia el único gol del partido que vale tres puntos ante la desolación local. :: donézar
/
Rubén Pérez celebra con rabia el único gol del partido que vale tres puntos ante la desolación local. :: donézar

El Varea arranca una victoria en El Soto cimentada en la primera parte y a pesar del buen juego de los locales al final

JÖEL LÓPEZ

casalarreina. Dice el refrán que el que la sigue la consigue pero seguro que los aficionados locales que asistieron en El Soto a una nueva derrota de su equipo el Domingo de Resurrección no le ven la gracia a ese refrán por ningún lado.

0

0

La salvación se va escurriendo poco a poco de entre los dedos sin que el voluntarioso once riojalteño pueda hacer algo para evitarlo.

Casalarreina
Prada, Yaron, Pablo (Iván min. 78), Rubén, Jony, Cristian, Chacho, Erick, Baztan, Saul (Ramsés min. 69), Pita
Varea
Oscar, Mikel, Laencina (Sergio min. 14), Sergio, Parada, Alberto, Ballestero, Madalin, Rubén, Esaul (Moron min. 89), Vitorica (Manuel min.62)
Goles
0-1 Rubén min. 38
Árbitro
Sáez Quintanilla asistido por Domínguez Zapatero y Fernández Gómez
Incidencias
Amonestó a Laencina, Saúl y Mikel del Varea y a Jony, Adrián, Pablo, Pita, Iván, Yarón y al entrenador del Casalarreina

La derrota de ayer fue demasiada factura a pesar de que el partido no fue para enseñárselo a futuros aficionados. El conjunto de Varea hizo lo justo y necesario y cruzó los dedos para salir con un botín que le mantiene a tiro del Haro. Casi todo el trabajo que hizo el equipo visitante para ganar lo desarrolló en la primera parte. Su dominio no fue apabullante ni tuvo ocasiones muy claras.

Con esta victoria, el Varea se coloca a nueve puntos del Haro que marca el 'play off' de ascenso

De hecho, la ventaja vino por el orden y las ganas de ver puerta desde el principio. El Casalarreina se embarullaba en el centro y a pesar de un fino Erick y unos convencidos Saúl y Pita, no conseguía acabar jugadas.

Antes del gol, las únicas ocasiones del Varea vinieron por tres tiros desde fuera del área. Algo que habla de una defensa local ordenada y de un mayor apetito del ataque rival.

Al final de la primera parte llegó la única grieta que concedió el Casalarreina. La defensa se abrió por el centro, por donde Esaul mete en profundidad para que Rubén la rebañe sin dudar y marque.

Una de las virtudes del Casalarreina es que siempre juega una primera parte. Para ellos no hay descanso ni especulación. Y ayer ocurrió lo mismo.

El once local apretó desde el pitido inicial de una segunda parte que fue completamente suya. Es cierto que las ocasiones no fueron muchas pero sí de esas que el delantero no se explica cómo se pueden errar.

Además, la impotencia y la sensación de que la suerte se había ido de vacaciones durante la Semana Santa se plasmó en el último suspiro del encuentro cuando en un mismo ataque el Casalarreina contó con tres ocasiones claras para marcar. En dos de ellas, el portero rival estaba derrotado. Primero el palo y luego la mala puntería evitaron el gol y con él, un empate que habría sido más justo.

Pita acabó dicho ataque tendido en el suelo boca abajo maldiciendo su mala suerte y la poca recompensa que, a veces, tiene la insistencia.

La grada, además, contaba con un color blanquinegro especial ya que varios aficionados del Haro animaban cada acometida local. El Varea es el único equipo que puede aguar la fiesta del 'play off' a los jarreros. Tras la victoria del Varea, la distancia entre uno y otro es de nueve puntos y aún queda el doble por disputarse.

Las cuentas del Casalarreina son, por desgracia, más sencillas. No tiene otra opción que ganar lo que le queda y esperar algún tropiezo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos