Un partido muy táctico que se definirá por detalles

J. LÓPEZ HARO.

Los onces que presentarán tanto el Haro como el Borja en este primer asalto no serán muy diferentes al del resto de temporada pero detrás de cada uno de los dibujos tácticos está un análisis pormenorizado del juego del rival y de sus puntos débiles.

Julio Aranzubía reconoce que el equipo está definido a un 90% y que tan solo tiene duda de una posición debido «a una circunstancia del encuentro que tengo que prever».

Por parte del equipo visitante, Juan González asegura que «no merece la pena hacer inventos o buscar un dibujo diferente al que te ha llevado hasta aquí». Por eso, no habrá muchas sorpresas durante el partido aunque el preparador aragonés sí cree que «será un partido en el que se verán alternativas».

Aranzubía también es de la opinión de que el partido será vistoso y emocionante.

Sin embargo, ve un algo más a los suyos. Aranzubía asume que sus pupilos han ido entrando poco a poco en la dinámica del tipo de partido que tienen que jugar. Además, el técnico asegura que «la charla psicológica les vino muy bien porque han enfocado mucho más el objetivo». Como prueba, asegura el veterano entrenador, que el viernes notó «un cambio en la forma de entrenar».

Y culmina con una sensación: «He visto a mis futbolistas muy metidos y les he visto algo especial; creo que vamos hacer un buen partido».

En el césped del templo jarrero se van a enfrentar un equipo con una artillería que lleva la marca Conde y que le gusta tener la pelota para controlar el juego aunque sin ímpetus contra un equipo inexperto en estas lides pero con una regularidad que asusta.

Es capaz de vivir sin gol y eso le convierte en un equipo poderoso y, en ocasiones temible. A ese ritmo le faltó un par de jornadas para ganar el campeonato regular de su grupo. Pero 'Txejo' fue claro: «Solo defendiendo no quedas segundo».

El Haro deberá demostrar que ha vuelto a estos puestos para quedarse y rubricar en el campo que ha recuperado la autoestima.

El partido, entonces, discurrirá en el terreno de los pequeños detalles. Aquella mínima falta de concentración, esa gran fortuna o esa lucidez del momento justo el sitio adecuado. Solo falta que la pelota eche a rodar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos