Objetivos muy diferentes en el regreso a los entrenamientos

Calahorra, Haro, Arnedo, Vianés, Tedeón y Oyonesa arrancaron ayer la pretemporada

logroño. Seis equipos de la Tercera División riojana se pusieron ayer en marcha. Si el pasado viernes arrancó su pretemporada el Yagüe, ayer les llegó el turno al Calahorra, al Haro, al Vianés, al Arnedo, a la Oyonesa y al Tedeón. Todos regresan al trabajo con ilusión, pero con objetivos muy diferentes.

El campeón ha madrugado a la hora de volver pese a que fue, junto al Náxara, fue el último equipo en acabar la temporada, hace solamente tres semanas. El conjunto rojillo aumenta la apuesta marcándose como objetivo explícito el ascenso.

Los riojabajeños volvieron a la rutina con muchas novedades, empezando por su entrenador Miguel Sola, que ha construido un equipo que ya se tiene por gran favorito al título. La mitad de la plantilla continúa y se ha buscado dar un salto de calidad con fichajes de renombre como los de Luis Martínez de Quel, Adrien Goñi, Míchel o Íñigo Rodríguez. Un conjunto ya formado y al que solamente le faltan una o dos piezas, que se completarán en las próximas semanas, quizá buscando reforzar la parcela defensiva.

El Haro comienza un nuevo proyecto tanto desde el propio club, con Jesús Otero como presidente, como en el banquillo, con Julio Aranzubía. De hecho, sólo han renovado seis jugadores de la plantilla de la temporada pasada (Pérez, Txejo, Pirri, Josu, Josebita y Txutxi), aunque regresan canteranos como Martín Gómez (Varea), Unai Arguiarro y Javier Collado (Mirandés B).

De momento, hay doce fichajes y entre los más sonados se encuentran Alberto Baztán (Casalarreina), Carmelo Sota (Alfaro), Sabando (Náxara), Josua (Calahorra) y Luigi (San Marcial). A los entrenamientos de pretemporada se incorporan tres juveniles y a la plantilla le quedan aún dos o tres incorporaciones más. «El objetivo es meternos en 'play off'. Este es un proyecto nuevo y necesitamos tiempo y paciencia, pero ya sabemos que eso en el fútbol no existe», advierte Julio Aranzubía.

El Vianés también echó ayer a rodar con un equipo que mantiene la base de anteriores temporadas e incorpora alguna novedad de cara a reforzar la plantilla. En la pasada campaña el conjunto navarro finalizó en la zona media de la tabla, sin pasar demasiados apuros y a eso se aspira en este nuevo proyecto, dirigido por Héctor Ruiz. El técnico ya mostró en su paso por el Calasancio sus buenos credenciales e intentará dar al equipo rojillo un impulsó más. A jugadores como David, Vargas, Cañas, o Javi Sanz, se unen César Chasco, que regresa tras su etapa en el Anguiano, Fidel, procedente del Villegas, y Conde, del San Marcial, entre otros.

Por su parte, el Arnedo volvió también ayer al trabajo y lo hizo, por segundo ejercicio consecutivo, con Mikel Ramos como entrenador. Para este curso, los riojabajeños han apostado por renovar buena parte del bloque de la pasada campaña, apuntalándolo con importantes fichajes en todas las líneas. Todo ello, con el objetivo principal de mejorar con respecto a las dos últimas temporadas, dejando lejos la zona baja de la tabla y pasando los menos apuros posibles.

Así, además, de los jugadores que continúan, el Arnedo ha reforzado su portería con Daniel de la Victoria, mientras que en la defensa han llegado Javier Rubio, que se encontraba estudiando en Madrid, y Javier Barragán y Daniel Bernardo, procedentes del juvenil de la SD Logroñés y el Arenas de Ayegui, respectivamente. Al centro del campo, mientras, se incorporan Daniel González y Jorge García y en ataque se suman al proyecto Noé, Omar y David Montoya.

El regreso a los entrenamientos del Tedeón también llegó plagado de novedades, comenzando por la de Alberto Rubio como entrenador. «Nuestro objetivo es mejorar en posición y puntos lo conseguido la pasada temporada», apuntó el extécnico, entre otros equipos, del Villegas. Para conseguirlo, se han quedado quince jugadores de la plantilla de ese curso y, además, se ha incorporado una importante lista de nombres en la que se mezcla la experiencia de futbolistas como Isma, que llega del San Marcial, o Jorge García, procedente del Calasancio, con la juventud e ilusión de otros como el delantero Andrés Lorenzo, fichado desde la Escuela de Fútbol de Mareo.

Por último, también se puso en marcha ayer la Oyonesa de Iñaki Zuazo. Los alaveses tendrán que hacer frente a bajas importantes como las de Joseba, Álvaro García o Roberto Ubis, entre otras, para tratar de completar una temporada tan regular como la del curso pasado. «Nuestra meta es intentar salvarnos lo antes posible», advierte el técnico de los blanquiazules, que cuenta con varios jugadores a prueba. En cuanto a las incorporaciones, el club riojanoalavés ha hecho una importante apuesta por la juventud, sumando al proyecto a gente con poca experiencia en la categoría, pero con muchas ganas de hacerse un hueco en el equipo y en la Tercera riojana.

Tras los seis de ayer, hoy les llegará el turno de empezar a otros cinco equipos del grupo riojano: la Sociedad Deportiva Logroñés, el Anguiano, el Alfaro, la UDL Promesas y el Berceo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos