Miguel marca las diferencias para la UDL Promesas en Sendero

VALVANERA SANZ

arnedo. La UD Logroñés llegó a Sendero para medirse al Arnedo, al que ya se había enfrentado en la Copa Federación, pero lo hizo sin su segunda equipación. El árbitro decidió que no podían jugar con su primera vestimenta y los logroñeses saltaron al campo con la camiseta del segundo traje del Arnedo. Tras esta anécdota, y una vez que Óscar Martínez de Quel y Sofía Ezquerro, pregonero y reina de las fiestas de San Cosme y San Damián hicieron el saque de honor, dio comienzo el partido.

0 ARNEDO

2 UD LOGROÑÉS B

Arnedo
Pablo, Marti, Bernardo, Manu Rubio, Pitu, Dani (Artillero min. 71), Jorge (Montoya min. 55), Diego, Trincado, Omar, Noé (Tomé min. 77).
UD Logroñés B
Osés, Kike, Arza, Héctor, Pablo, Jorge, Miguel, Gordo, David (Abad min. 64) Cabrera (Medrano min. 87), Adriano (Álvaro min. 73).
Goles
0-1 min. 15: Miguel; 0-2 min. 89: Miguel, de penalti.
Árbitro
Guillermo Carlos Rodríguez, auxiliado por Álvarez y Zubillaga. Mostró amarilla por el Arnedo a Pablo, Omar, Artillero y Noé; y por la UDL a Kike, Pablo, Jorge, Miguel, Gordo y Cabrera.

Un encuentro en el que no se apreció un dominador claro, ya que aunque la UDL se adelantó en la primera mitad, los blancos no le perdieron la cara al choque, pudiendo haber empatado durante el segundo tiempo, aunque un gol tras un penalti a favor de los logroñeses sentenció el choque.

Los visitantes impusieron su ritmo durante los primeros compases, ante un cuadro local que replegó sus líneas para no conceder ocasiones de peligro. Pero la UDL encontró el hueco por el que entrar y en una aproximación al área arnedana, con cierto barullo, Miguel aprovechó para marcar el primer gol, aunque no exento de polémica, ya que fue bastante protestado por una posible mano. Aun así, el tanto subió al marcador al igual que subió la confianza y tranquilidad de los hombres de Josean García para afrontar el choque.

El paso por vestuarios lejos de enfriar los ánimos caldeó el ambiente. El Arnedo dio un paso adelante y se volcó mucho más en el ataque, aunque con cierta desorganización. Los arnedanos contaron con sus ocasiones para marcar y la más clara estuvo en las botas de Noé que, desde una distancia de más de treinta metros, estrelló el balón en el larguero.

Con el transcurso de los minutos el juego se volvió más duro y tosco, provocando numerosas interrupciones. Ya en el tramo final, la UDL aprovechó un penalti que Marti hizo sobre Medrano, y que lanzó Miguel, para poner en el marcador el 0-2 definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos