El Haro mereció más ante el Calahorra

Al fondo, Sabando, al que se le anuló un gol, busca posición para rematar entre la defensa rojilla. /Donézar
Al fondo, Sabando, al que se le anuló un gol, busca posición para rematar entre la defensa rojilla. / Donézar

Un gol anulado a Sabando en el 55 pudo haber dado la victoria a los blanquinegros en su duelo frente al líder

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El Haro mereció vencer al Calahorra pero tuvo que conformarse con el empate, un resultado que a los riojabajeños les permite mantener el liderato y, por tanto, pueden dar por bueno. Los locales imprimieron ayer más juego, más ritmo y más ímpetu al partido, disfrutaron de las mejores ocasiones, de mayor posesión del balón e, incluso, marcaron un gol, aunque fue anulado. Un empate ante el líder en una temporada irregular como la que está protagonizando el Haro en esta primera vuelta de la competición podría valorarse como positivo, y más después de la derrota ante el Náxara, aunque por lo visto ayer en El Mazo, lo justo hubiera sido que los blanquinegros sumaran los tres puntos.

0 HARO

Adriá, Ibáñez, Martín, Sabando, Loza, Eneko, Txejo (Josua, m. 81), Labrado (Conde, m. 69), Joseba, Molinos y Sota (Luigi, m. 87).

0 CALAHORRA

Gonzalo, Sito, Duro, Christian, Chacón, Almagro, Barace, Rodrigo (León, m. 84), Goñi (Bike, m. 69), Míchel (Toño, m. 85) e Iñigo.

La jugada clave del partido llegó en el minuto 55, en un córner. Sabando entró a rematar de cabeza, sobre el punto de penalti, y lo hizo de forma impecable, ganando la posición al defensor, Iñigo, y superando al portero Gonzalo. Pero Iñigo cayó al césped en el forcejeo y el árbitro anuló el tanto por falta de Sabando, quien, incrédulo, protestó la decisión (incluso, después, contestó en Twitter al CD Calahorra, que ofreció su versión de lo ocurrido: «Se aprecia claramente el agarrón y derribo al jugador rojillo»; describiendo la caída como «un precioso superman»). Al finalizar el encuentro el jugador del Haro relató que Iñigo había resbalado en su acción y eso provocó el supuesto error del árbitro Francisco Rodríguez Tejea.

Árbitro
Francisco Rodríguez Tejea, con Lakbir Larhlid y Lander Samaniego como asistentes, amonestó a los jugadores locales Loza y Txejo y a los visitantes Iñigo y Míchel.
Incidencias
Alrededor de 700 espectadores en el estadio El Mazo de Haro, con presencia de numerosos aficionados calagurritanos.

Quedaba aún mucho partido por delante y el Haro no se rindió. Tuvo otra clara oportunidad más. Conde, vital para el Haro en los últimos partidos, puesto que ha marcado 8 de los últimos 11 goles blanquinegros, empezó el partido en el banquillo a causa de unas molestias físicas y entró a jugar en el 69 en sustitución de su compañero Labrado, quien hasta el momento había sido el mejor jugador del encuentro gracias a su trabajo en banda derecha. Y poco después, en el 73, Conde disfrutó de un mano a mano frente al portero calagurritano Gonzalo, quien repelió con un pie el disparo del blanquinegro. Ahí se desveló que el Haro no iba a tener suerte en el partido.

Sólo en los minutos finales de la primera parte el líder asedió la portería local, sobre todo a balón parado

La tarde había comenzado con la amenaza de la ciclogénesis explosiva en el horizonte, pero salvo algo de viento lateral, apenas se notó en el transcurso del partido. Ni siquiera hizo demasiado frío (14ºC). Eso sí, el efecto sorpresa llegó en la distribución de las camisetas y su numeración en la alineación del Haro. No es la primera vez que plantea esta estrategia de despiste el entrenador local, Julio Aranzubía, quien, por ejemplo, otorgó el número 4 al delantero centro Sota, el 6 y el 7 a los laterales Ibáñez y Loza, el 2 al extremo izquierdo Joseba, etc. Fuera por eso o por otro motivo, lo cierto es que los blanquinegros iniciaron el partido mandando. En el minuto 25 Labrado remató de cabeza un centro de Joseba pero el balón se marchó fuera.

El Calahorra se mantuvo en su campo intentando aprovechar los errores del Haro, que perdió algún balón peligroso que los riojabajeños no supieron aprovechar. Sólo en los minutos finales de la primera parte el líder asedió la portería local, sobre todo a balón parado. Rodrigo, en el 37, puso en aprietos al guardameta jarrero Adriá con un disparo lejano. Y ya en el tiempo añadido Chacón realizó el único disparo entre los tres palos de los rojillos, aunque muy lejano y que, entonces sí, Adriá detuvo sin problemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos