Fútbol. 3ª división

El Haro abre una nueva era

Julio Aranzubía conversa con Josip Vinsjic en el transcurso del partido UD Logroñés-Terrassa, en la temporada 2009/10. / Fernando Díaz

La llegada a la presidencia de Jesús Otero conlleva el fichaje de Julio Aranzubía

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.HARO

El Club Haro Deportivo está inmerso en un profundo proceso de cambio. Ayer se celebró la asamblea general ordinaria en la que se hizo efectivo el cambio de directiva. El equipo presidido por Sergio García Ibáñez, y compuesto por José Ignacio Puelles, Daniel Martín, Manuel Villanueva, Juan Antonio Nanclares y Rubén Ramírez ha dejado paso oficialmente a una nueva directiva liderada por Jesús Otero Cámara y formada por Marcos Álvarez Vieitez como vicepresidente y secretario, Álvaro Pérez Gómez como tesorero, Adrián Untoria Cámara y Abel Otero Cámara como vocales.

La primera y principal medida de la nueva directiva del Haro fue la rescisión del contrato del entrenador Rubén López, que la anterior junta había acordado antes de finalizar la liga. Como explicó a Diario LA RIOJA días atrás el propio nuevo presidente del club jarrero, Jesús Otero, de 30 años, «en nuestro proyecto creemos que Rubén López no es el entrenador adecuado, lo que no quiere decir que pensemos que no sea bueno». Y es que el proyecto de Otero no será transitorio sino a largo plazo puesto que plantea permanecer en el cargo, al menos, los cuatro años de la legislatura: «Empezamos un nuevo proyecto de cuatro años con mucha ilusión y muchas ganas de trabajar por el bien del club». Lo primero que ofrece al club es estabilidad en su organigrama.

La siguiente decisión de la nueva directiva fue contratar a un nuevo técnico y este ha sido Julio Aranzubía, najerino de 61 años que regresa al equipo blanquinegro después de casi veinte años desde su primera etapa, en la campaña 1998-99. Aranzubía empezó a ejercer como técnico en el fútbol base najerino y después dirigió a equipos como el Tedeón, Cenicero, La Calzada, Calahorra y Varea, con el que logró el ascenso a Segunda División B. Después ejerció de ayudante de Josip Visnjic en la UDL, durante la primera temporada del entonces nuevo equipo en Segunda B.

«Ojalá se hubieran quedado todos, pero no me preocupa» JULIO ARANZUBÍA

Jesús Otero defiende el fichaje de Aranzubía porque «queríamos empezar un proyecto nuevo y hemos apostado por un entrenador que nos ofrece experiencia, conocimiento de Tercera y muchas ganas de trabajar». Por su parte, Aranzubía defiende su regreso a los banquillos porque confiesa tener «muchísimas ganas, hace dos años que empecé a sentir el gusanillo de nuevo, pero, aunque no he entrenado, no me fui».

Aranzubía rechazó ofertas para entrenar en Túnez después de dejar la UDL y ahora regresa con la intención de devolver al Haro al 'play off', promoción para la que no se ha clasificado esta temporada, después de once años consecutivos disputándola. «Si vengo es por eso, aunque si el Haro no se ha metido en 'play off' ha sido por mala suerte», opina Aranzubía. El técnico asegura tener la defensa cerrada y busca medios centros, un jugador de banda derecha... «Si no hay plantilla, habrá que hacerla», advierte optimista.

Fichajes

En lo que respecta a los jugadores, hasta el próximo mes de julio no comenzarán a anunciarse los nuevos fichajes, y se prevé que sean varios, a tenor de las bajas que han comenzado a producirse. En los últimos días, atraídos por el ex entrenador del Haro David Ochoa, ahora en la SDL, han fichado por el equipo blanquirrojo, abandonando la plantilla blanquinegra, Óscar, Rojas, Leo y Adriano. «Ojalá se hubieran quedado todos los jugadores, pero no me preocupa, el Haro no va a tener problemas para fichar», cree Aranzubía.

Fotos

Vídeos