El gran día del portero José Mari

El portero del Haro Adriá se lanza a por el balón. :: /Sonia Tercero
El portero del Haro Adriá se lanza a por el balón. :: / Sonia Tercero

El guardameta suplente del Agoncillo salta como jugador de campo en el 92 y marca el tanto de la victoria de su equipo

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

A veces el deporte, la vida, el fútbol, es caprichoso. Sin esperarlo demasiado, detrás de un día como otro cualquiera, después de 90 minutos de partido frío e insulso puede esperar tu día de gloria. Ayer lo fue para el portero suplente del Agoncillo, José Mari Rodelgo.

El encuentro, abocado ya al empate sin goles en el tiempo añadido, moría cuando el entrenador local, Gonzalo Santamaría, decidió realizar el tercer cambio, quizá más para perder unos segundos que podrían resultar vitales para puntuar que para introducir en el campo un revulsivo. Pero al final el resultado resultó ser el segundo. En la última jugada del partido el portero del Haro, Adriá, que hasta entonces había realizado buenas actuaciones, rápido y acertado, no logró atajar bien un balón que le vino por medio de un disparo lejano. El balón quedó botando a medio metro de sus guantes y allí apareció un compañero, otro portero, José Mari, para aprovechar el rechace y marcar el tanto de la victoria del Agoncillo.

1 AGONCILLO

Diego, Pirri, Navarro, Gabri, Huerta, Isma, Moi (Alcalde, m. 78), Luisja, Varea, Joseba (Moreno, m. 89) y Edu Martín (José Mari, m. 92).

0 HARO

Adriá, Pirri, Txejo, Sabando, Loza, Josua (Conde, m. 46), Eneko, Joseba, Luigi (Ibáñez, m. 70), Molinos y Sota.

GOL:
1-0, m. 95, José Mari.
ÁRBITRO:
Jonathan García, con Asier González y Adrián Calvo como asistentes, amonestó a los jugadores locales Isma, Gabri, Luisja, Edu Martín y Pesquera (en el banquillo) y al visitante Eneko.
INCIDENCIAS:
Un centenar de espectadores en el campo municipal de San Roque de Agoncillo, con presencia de aficionados del Haro.

¿Y qué hacía allí? José Mari sustituyó como jugador de campo al delantero Edu Martín porque los avioneros comparecieron en la convocatoria con sólo cuatro jugadores en el banquillo, dos habían saltado ya al campo y el otro, Pesquera, había sido amonestado, por lo que el técnico local, arriesgando lo mínimo, logró el máximo. «Ya os dije que iba a salir y la iba a enchufar», recordó bromeando José Mari al acabar el encuentro. La celebración del Agoncillo fue a lo grande, quizá no tanto por la victoria, que apenas le sirve para mantenerse a flote en la décimo cuarta posición sino por ser el primer gol en la trayectoria de José Mari.

Por lo demás, la primera parte apenas presentó nada, el Haro lograba acercarse, pero sin peligro, por banda derecha gracias a Joseba, mientras el Agoncillo salía rápido con el balón jugado, pero sin generar tampoco ocasiones de marcar. Ya en la segunda parte Conde, que ayer no jugó bien, disfrutó de un mano a mano con el portero titular del Agoncillo, Diego, en el 61, que este desbarató. Y lo mismo hizo el guardameta del Haro, Adriá, con otro mano a mano con Joseba en el 73.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos