Un gigante con pies de barro

Rodrigo, al que Joserra detuvo un penalti, intenta jugar presionado por dos rivales. :: sergio martínez/
Rodrigo, al que Joserra detuvo un penalti, intenta jugar presionado por dos rivales. :: sergio martínez

El Calahorra consigue otra victoria poco convincente frente a un trabajador Calasancio, colista del grupo

SERGIO MARTÍNEZ LOGROÑO.

Con los números en la mano y 34 puntos de 36 posibles en doce jornadas, el rendimiento del Calahorra es intachable. Sin embargo, ya son demasiadas semanas en las que los rojillos no trasmiten buenas sensaciones, con un juego poco contundente y parsimonioso y sufriendo más de lo debido para vencer a rivales de la zona baja de la tabla. Ayer, visitaba al colista, el Calasancio, y repitió los síntomas que parecieron desaparecer el domingo ante el Pradejón, con una victoria poco convincente ante un rival que jugó sus armas con mucho mérito para verse con opciones de puntuar hasta el descuento.

0 CALASANCIO CALAHORRA

2

Calasancio
Joserra, Melón (John, m. 77), Garza, Gonzalo, Ortega, San Juan, Omar, Rorigo, Ausejo (Mendoza, m. 60), Álvaro, y Eduardo (Nico, m. 72).
Calahorra
Gonzalo, Yasin Iribarren, Jorge Beltrán, Cristian, Chacón, Almagro, Barace (Adrien Goñi, m. 71), Mario León (Toño Jiménez, m. 84), Míchel, Rodrigo e Iñigo Rodríguez (Montori, m. 76).
Goles
0-1, m. 56. Barace; 0-2, m. 90+. Míchel.
Árbitro
David Moreno, asistido por Adrián Calvo y Raúl Perez. Mostró cartulina amarilla a San Juan del Calasancio y a Almagro y Míchel del Calahorra.

El primer tiempo arrancó con los mejores minutos de un Calahorra dominador e intenso, que gozó de una gran oportunidad en el minuto 5 con un disparo al poste de Iñigo Rodríguez que pudo cambiar el guión del encuentro bien pronto. Esos momentos lúcidos calagurritanos fueron diluyéndose con el paso de los minutos hasta entrar en ese juego a medio gas que no creaba problemas reales a un Calasancio que mantenía el empate inicial.

El Calahorra sí logró en el segundo tiempo lo que no consiguió en el primero: marcar pronto. Una jugada por línea de fondo de Míchel, en la que el balón no salió del todo pese a las protestas locales, la culminaba con un remate en el área pequeña Barace estrenando el marcador. Un gol de tranquilidad para el Calahorra, que siguió dominando sin marchar con decisión hasta el segundo tanto, que tardó en llegar dando opciones al Calasancio, que lo intentó a balón parado. En el minuto 87, Joserra detuvo un penalti a Rodrigo, pero finalmente Míchel logró sentenciar en el tiempo añadido remachando en el área. Necesitará más el Calahorra en las próximas jornadas, en las que el calendario empieza a complicarse, empezando este domingo por la visita del Anguiano.

Fotos

Vídeos