TERCERA DIVISIÓN

El filial, más que un juez de la liga

Los jugadores de la UDL Promesas celebran el primer gol logrado el domingo en Varea. :: s.m./
Los jugadores de la UDL Promesas celebran el primer gol logrado el domingo en Varea. :: s.m.

La UDL Promesas es uno de los equipos más en forma de Tercera, con diez victorias y sólo una derrota en los últimos tres meses

SERGIO MARTÍNEZ LOGROÑO.

El filial de la UD Logroñés es algo más que una promesa. En los últimos tres meses, el cuadro blanquirrojo se ha convertido en uno de los equipos más potentes de la Tercera riojana, el que más puntos acumula desde la dieciseisava jornada, consolidando un crecimiento evidente que le ha llevado a ganar en las últimas jornadas a domicilio a bloques con aspiraciones mayores como el Alfaro y el Varea.

Diez victorias y solamente una derrota, frente al Pradejón, es el bagaje de la UDL Promesas desde la última jornada del mes de noviembre. Del filial se podía esperar a comienzos de la temporada que jugase un rol similar al del año pasado, como juez de la liga quitando algunos puntos a los aspirantes al 'play off' pero lejos de los mejores en la clasificación. Sin embargo, las últimas semanas muestran a un conjunto que ha llegado a un nivel muy alto.

Josean García, que se hizo cargo del filial este verano, detalla cuáles son las claves del buen momento de la UDL Promesas: «Una es el grupo humano que tenemos, con un vestuario espectacular; la segunda, el trabajo diario que da sus frutos y los jugadores ven reflejada su progresión y la del equipo; y también la ambición que tienen todos los jugadores por ser cada día mejores y quizá llegar al primer equipo».

«El caso de Álvaro Arnedo es un espejo en el que mirarse, un ejemplo que tienen cerca», apunta Josean García

El filial tiene un carácter marcadamente formativo, y por ello es la plantilla más joven de la Tercera riojana, con jugadores que hasta hace bien poco eran juveniles. El objetivo, crear una buena base y futbolistas de proyección, con recientes experiencias positivas como el debut de Dani Gómez en Segunda B, la cesión de Pablo Bobadilla al Izarra, y especialmente la consolidación de Álvaro Arnedo como una de las piezas claves del primer equipo. «El caso de Arnedo es el más claro, un espejo en el que mirarse y ver que si las cosas se hacen bien se puede llegar arriba. Es para lo que trabajamos y el ejemplo lo tienen muy cerca», apunta Josean garcía.

Pese a que los resultados no son lo más importante, su brillante momento sirve para reflejar el buen camino que se está siguiendo en una temporada de progreso constante. «Hemos crecido individualmente y como colectivo. En la primera vuelta quizá nos faltó arrancar mejor y sacar resultados contra equipos de arriba, pero el equipo ha esta bien durante toda la liga», recalca su entrenador, que comenta además que «los jugadores tienen cualidades magníficas y su ambición hace que sean mejores». Este sábado, ante la SD Logroñés, tendrá su reto más difícil de las últimas semanas. Una prueba para comprobar si el filial puede seguir jugando un papel protagonista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos