Un gol fantasma desatascó un partido dominado por el Náxara

Javi Martínez intenta hacerse con un balón, rodeado de contrarios. :: F. D./
Javi Martínez intenta hacerse con un balón, rodeado de contrarios. :: F. D.

El Calasancio realizó un esfuerzo defensivo al máximo nivel físico, pero la calidad de los najerinos se acabó imponiendo

F. DOMÍNGUEZ NÁJERA.

Mientras duró el empate en La Salera entre el Náxara y el Calasancio, en todo momento se palpaba que todo iba a ser cuestión de que los locales marcasen el primer gol, para que los tres puntos se quedasen en casa.

2 NÁXARA

0 CALASANCIO

Náxara
Calderón, Adrián, Miguel, Albert, Pablo, Emilio, Eloy, De Val, Javi Martínez (Muri, m. 79), Orodea (Rojo, m. 70) y Achi (Lozano, m. 76).
Calasancio
Joserra, Melón, Gonzalo, Ortega, Pérez, San Juan, Omar (Víctor Nicolás, m. 59), Merino, Rodrigo (Ausejo, m. 70), Mendoza y Eduardo (Nico, m. 63).
Goles
1-0, m. 72. Javi Martínez. 2-0, m. 78. Emilio.
Árbitro
Eduardo Herrero, con Carvalho y Santibáñez. Amonestó a los locales Javi Martínez, Pablo y Achi, y a los visitantes Omar, Rodrigo y Mendoza.

Desde el inicio y durante los noventa minutos que duró el partido, solamente hubo un equipo que se dedicó a jugar al fútbol y a tratar de perforar la meta visitante: el blanquiazul. Los colegiales jugaron a empatar a cero basándose en un buen entramado defensivo que ponía todas las dificultades posibles al juego ofensivo de los hombres de Diego Martínez.

Encerrándose en su caparazón como una tortuga, los de Héctor Cambra hacían todo lo posible por impedir que el juego atacante de los najerinos se materializase en goles. Cuando éstos lograban superar a la defensa rojilla, las imprecisiones en los remates locales y el acierto del meta Joserra hacían el resto para mantener el luminoso como al principio del encuentro.

Los de Diego Martínez, con Emilio como director de orquesta, y De Val y Eloy como segundos de a bordo, manejaban el balón de un lado al otro del campo y de banda a banda, pero a la hora de la verdad, el cuero no llegaba al fondo de las mallas del oponente. Éstos, manifiestamente nulos en ataque, casi como si jugasen sin delanteros, seguían luchando sin descanso en materia defensiva y hasta el 72 supieron sacar provecho a su esfuerzo.

Fue en ese minuto cuando, en una de las oleadas atacantes de los blanquiazules, varios remates y rechaces en el área visitante acabaron con un toque del delantero Javi Martínez superando al meta, que fue sacado por un defensa de manera acrobática, pero cuando el cuero ya había rebasado la línea de gol, aunque algunos no lo vieron así. El juez de línea sí, y así se lo hizo saber al colegiado Eduardo Herrero, que dio válido el tanto. Cierto es que los propios damnificados tampoco protestaron demasiado.

A partir de ahí, el equipo colegial, de enorme trabajo físico, pareció flojear un poco y los najerinos hicieron el segundo tanto que, a la vista de la nula capacidad ofensiva del rival, sentenciaba el partido. Miguel filtró un gran pase por entre la defensa rival para Emilio, que con la calidad que le caracteriza, superó con una vaselina la salida del guardameta Joserra.

A partir de ahí, sólo podía ocurrir una cosa, que el marcador se viese ampliado aún más. Pudo suceder en varías ocasiones, pero el Calasancio se hizo fuerte en defensa.

Al final, triunfo local, con más dificultades de las esperadas a priori por la entidad de ambos contendientes, pero que sirve a los blanquiazules para mantenerse cerca de los puestos de cabeza. Para el Calasancio, nulo bagaje para tan gran esfuerzo físico, y el domingo les espera otro rival peligroso, el Calahorra.

Fotos

Vídeos