El Calasancio sale del descenso

Merino juega el balón presionado por Yarón, capitan del Casalarreina. :: sonia tercero/
Merino juega el balón presionado por Yarón, capitan del Casalarreina. :: sonia tercero

Los colegiales ganan al Casalarreina y suman cuatro semanas sin perder

M.G. LOGROÑO.

David Mendoza había sustituido a Edu García cuando faltaban ocho minutos para la conclusión del partido. Era el último cartucho del Calasancio en su afán por cobrarse la pieza del Casalarreina. Partido vital para ambos. Y fue Mendoza, un minuto después, el que al culminó en boca de gol una buena jugada de Ausejo, que también se había sumado al encuentro en el segundo periodo. Un gol que daba la victoria a los colegiales y que les saca, además, de los puestos de descenso, aunque aún tiene mucho por hacer si quiere salvar la categoría. En ellos entra el Casalarreina.

1 CALASANCIO CASALARREINA

0

Calasancio
Iván, Melón, Garza, Gonzalo, Ortega, Álvaro, Omar (Ausejo, 67), Víctor Nicolás, Rodrigo (Nico, 78), Merino y Edu García (Mendoza, 82).
Casalarreina
Prada, Beraza, De Porras, Marcos, Bodiu (Adrián, 61), Yarón, Venegas (Jon, 78), Aguirrezabal, Baztán, Arrue y Mario.
Goles
1-0, m. 83. Jugada de Asenjo, que se interna en el área pequeña centra al segundo palo y Mendoza remata a la red.
Árbitro
Erik Moro. Ayudado por López Gil y Viela Cárcamo. Amonestó a Garza, Edu García, Venegas y Adrián.

El Calasancio ha mejorado en las últimas semanas, sobre todo desde que ganó al Tedeón. Suma cuatro partidos sin perder en los que ha obtenido ocho puntos. El muerto ha resucitado. Ayer fue superior al Casalarreina, pero cambió su guión. Ha ganado muchos partidos en los que apenas generó fútbol, pero ayer tuvo que sufrir hasta el final después de gozar de varias ocasiones claras para marcar, incluidos dos balones a la madera, de Víctor Nicolás, al ejecutar una falta, y de Gonzalo, al rematar de cabeza.

El Calasancio fue más ambición. Ya antes del descanso, Yarón sacó bajo palos el balón tras un cabezazo de Gonzalo. Rodrigo también pudo marcar, pero disparo desviado cuando encaraba a Prada, que poco después impedía que De Porras marcase en propia puerta. Ofensivamente, el Casalarreina no aportó nada en este periodo, ni en el segundo, aunque en el último instante Mario tuvo una buena ocasión.

Y después del descanso, también fue más ambicioso el cuadro local. No permitió salir a su adversario. Atacaban los colegiales, despejaban los visitantes y vuelta a atacar. Una peinada de Gonzalo dejó el balón a Garza en el segundo palo, pero no llegó. Luego, los escolapios se toparon con la madera, pero apareció el menudo Mendoza para dar el golpe de efecto definitivo. Una jugada de coraje no exenta de fortuna permitió a Asenjo servir un balón que vale al gol más que tres puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos