Fútbol. 3ª división

El ascenso se gana bajo los palos

Txerra saluda a Nico, portero del Badajoz, tras el partido en el Nuevo Vivero. / J.V. ARNELLAS

La actuación de Txerra en Badajoz fue fundamental para mantener las opciones calagurritanas en alto

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZlogroño

El pasado domingo, en Badajoz, José Ramón Rodríguez 'Txerra' se convirtió en el héroe del Calahorra, en el principal valor para frenar a los extremeños cuando lograban abrirse paso entre las sólidas líneas riojanas. El portero, que se había mantenido seguro durante todo el 'play off' pero asumiendo quizá un rol secundario en los partidos, saltó al primer plano el domingo con varias intervenciones providenciales para mantener el marcador con el empate a cero inicial. La más destacada, una soberbia parada de puros reflejos a un potente disparo de Ruano en el minuto 88. Una de esas acciones que es imposible no mirar una y otra vez con asombro.

Txerra, que cumple su segunda temporada en las filas rojillas después de una dilatada trayectoria en el fútbol nacional, reconoce se buena actuación personal pero le resta importancia, centrándose en el buen trabajo colectivo: «Sí estoy contento con mi actuación pero especialmente por la de todo el equipo. Yo puede ayudar con varias intervenciones en las que estuve acertado, pero lo importante es que el equipo estuvo espectacular en el aspecto defensivo y gracias a la ayuda de todos logramos dejar la portería a cero frente a un rival de tanto potencial».

El Badajoz no decepcionó ante su afición con un gran partido, «Sabíamos que era un equipo de gran potencial ofensivo, con gente de calidad y muy rápida arriba», apunta Txerra, y ante los pacenses el Calahorra sufrió el mayor asedio de este 'play off', incluso por encima del primer partido. «Es el equipo que más nos ha exigido defensivamente. Ante el Laredo no sufrimos tanto, pero encajamos más goles. A veces te sale todo en defensa como el domingo y otras un fallo puntual te cuesta mucho», destaca el portero rojillo, que reconoce además que tuvieron «esa pizca de fortuna que quizá ha faltado otros días».

Con todo ello, el empate sin goles, pese a que no suele darse por bueno para el visitante, resultó positivo para el Calahorra, tal y como explica Txerra, que recuerda también la jugada del penalti a Satrústegui: «Toda la plantilla está muy ilusionada. El empate nos supo casi a victoria, aunque con ese mal sabor de boca del penalti clamoroso no pitado y que condiciona mucho el partido. Estos días pensando en frío sobre el resultado, el equipo está satisfecho porque venimos con todas las posibilidades».

Desde Calahorra se está avisando estos días de que el partido de este domingo poco tendrá que ver con el que se vio en el Nuevo Vivero y Txerra es categórico en este asunto: «Puedo asegurar que va a ser diferente. No es lo mismo ir allí con un planteamiento en el que buscas no encajar, ser serios y esperar tu oportunidad, que ahora en casa con nuestra afición donde iremos a por el partido, a morder desde el principio. La actitud y el planteamiento serán diferentes y es posible que el Badajoz también cambie».

El Calahorra necesita ganar este domingo ante su gente, pero en ese partido también es clave no encajar goles, aunque Txerra, que alude como referencia al partido de vuelta ante el Laredo, como hizo Satrústegui hace un par de días, no se centra en ello: «No podemos salir pensando que no hay que encajar, sino salir arrollando, a ganar como hicimos en la anterior eliminatoria. Lo importante es ponerse por delante y la mejor defensa es tener al equipo contrario lejos de tu área, encerrado en su campo». El portero rojillo es claro en cuanto a su percepción de la cita definitiva, del momento esperado tras meses de trabajo. Y para ese ascenso, Txerra puso en Badajoz la primera piedra.

Fotos

Vídeos