El Alfaro golea a domicilio al Agoncillo con un doblete de Jorge

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Aunque tanto el Alfaro como el Agoncillo parecen transitar en esta recta final de la liga en tierra de nadie, la derrota de los locales hace que aún no tengan asegurada una salvación que no está cerrada. En el encuentro disputado en la mañana de ayer todo sucedió en la segunda parte. Avisaron los riojabajeños con disparos de Damián y Melero y contestó Viesga con otro tiro desde la frontal del área antes del minuto 60 de partido.

1 AGONCILLO

4 ALFARO

Agoncillo
Diego, Pirri, Navarro, Moreno, Huerta, Pesquera (José Mari, m. 86), Viegas (López, m. 69), Isma, Sicilia, Varea y Miguel (Moi, m. 77).
Alfaro
Casaus, David, Igor, Sastre, Héctor, Babacar, Melero (Rubén, m. 78), Sanz (Arturo, m. 54), Royo (Nacho, m. 65), Damián y Jorge.
Goles
0-1, m. 63, Damián; 0-2, m. 70, Jorge; 0-3, m. 79, Nacho; 1-3, m. 88, Sicilia (de penalti); y 1-4, m. 89, Jorge.
Árbitro
Khalid Glibi, con Diego Fernández y Yeferson Acevedo como asistentes, amonestó a los jugadores locales Pesquera, Moreno e Isma y a los visitantes Melero y Yerai (en el banquillo).
Incidencias:
Unos 150 espectadores en el campo San Roque de Agoncillo.

El primer gol llegó de falta directa y fue obra de Damián, en el 63. El alfareño disparó, el balón golpeó en el larguero superando a la barrera por el centro y se coló en la portería defendida por el guardameta Diego. Apenas 7 minutos después llegó el segundo tanto y casi la sentencia ya. Damián centró un córner que remató de cabeza Igor, pero el portero despejó el balón y ese rechace lo aprovechó Jorge para marcar. El error de marcaje de la defensa del Agoncillo provocó el enfado de su entrenador. Tampoco fue una acción acertada la del 0-3. Los locales Huerta y Diego no se entendieron para despejar un balón dividido por el que también pugnó el visitante Nacho, el portero intentó despejar pero golpeó en el rival que, solo y a placer, sólo tuvo que empujar la pelota para anotar.

El Alfaro marcó tres goles en 17 minutos, aunque ahí no acabó el juego. Quizá apelando de nuevo a la épica, como sucedió ante el Haro, el técnico local, Gonzalo Santamaría, introdujo en el campo al portero suplente, José Mari, como jugador. Y lo cierto es que el Agoncillo recortó distancias al filo del minuto 90 gracias a un penalti sobre Sicilia que transformó él mismo en el 1-3. Pero ni aún así finalizó el encuentro y en el tiempo añadido todavía se pudo ver un gol más, el cuarto del Alfaro, obra de nuevo de Jorge, cuando el juego ya moría, con el marcador resuelto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos