La afición acompañará al conjunto rojillo en Buñol

Crianza rojilla. :: s.m./
Crianza rojilla. :: s.m.

S.M. LOGROÑO.

El Calahorra contará con un apoyo fundamental en la Ciudad deportiva de Buñol: el de su afición. Ya desde antes de que comenzase la eliminatoria, los ánimos hacia este partido de vuelta fueron centrando buena parte de las miras de los calagurritanos, debido tanto al polémico reparto de entradas como a la posibilidad de lograr como visitantes el ascenso tantos años después.

A lo largo de la semana el club ha repartido las 130 entradas con las que contaba, siendo un centenar de ellas para los socios, incluyendo a la peña Crianza Rojilla, uno de los principales valores del Calahorra, tal y como reconoció incluso en el partido de ida el técnico granota Javier Olaizola. Esta mañana a las 5.00 horas ha salido un autobús de aficionados desde La Planilla y otros muchos serán los que viajarán a tierras valencianas en coches particulares. El equipo viajó al completo ayer por la mañana, celebrando por la tarde el último entrenamiento antes del choque.

Por parte del Atlético Levante, el central Víctor Mongil, uno de sus jugadores más veteranos, advirtió que una eliminatoria tan igualada «se acaba decidiendo por detalles» y aludiendo al gol de Rodrigo en los últimos compases de la vuelta reconoció el contratiempo pero el mérito del Calahorra: «Ellos jugaron bien y son un buen equipo, pero la vuelta se decide en nuestra casa y eso es importante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos