La Rioja

SUPERVIVIENTES EN EL INFIERNO

Satrústegui cae ante el  guardameta Nico dentro  del área en una jugada en  la que el colegiado no  señaló penalti.  ::
Satrústegui cae ante el guardameta Nico dentro del área en una jugada en la que el colegiado no señaló penalti. :: / jero morales/opta
  • El Calahorra empata sin goles en Badajoz y deja la eliminatoria abierta para la vuelta

  • Los extremeños disfrutaron de buenas ocasiones en el tramo final para llevarse la victoria, pero los riojanos lograron aguantar el resultado inicial

El Calahorra salió vivo ayer de su enfrentamiento contra el Badajoz en el Nuevo Vivero. En un encuentro marcado por el intenso calor, los riojanos sufrieron en la segunda parte para mantener su portería a cero, pero acabaron consiguiéndolo para dejar la eliminatoria final del 'play off' de ascenso a Segunda División B totalmente abierta, a expensas de lo que suceda el próximo domingo en La Planilla.

Los de Eduardo Arévalo se mostraron muy serios durante el primer acto ante un conjunto, el extremeño que intentó tener la posesión del esférico. Los rojillos, por su parte, estaban muy bien plantados sobre el terreno de juego con el convencimiento de poder hacer daño a sus rivales a través de contragolpes. En esas acciones, Mario León se mostraba como el más activo de los visitantes, aunque sin lograr generar llegadas demasiado claras sobre la portería defendida por el guardameta Nico.

Con el paso de los minutos, el Badajoz fue despertando de ese letargo inicial y comenzó a acercarse por la banda derecha, donde Joaqui Flores buscaba hacer daño a Cristian Fernández, titular en detrimento de Joan, que estaba tocado. El extremo se erigió como el mejor hombre de los locales y en prácticamente todas sus acciones salió victorioso del envite ante los defensas calagurritanos. También lo intentó el cuadro local por dentro a partir de los mediocentros, que se descolgaban al ataque, pero sin generar tampoco demasiados problemas a Txerra.

Así fue transcurriendo el partido hasta que llegó una de las jugadas más determinantes del choque. Satrústegui se quedó solo ante Nico y el guardameta derribó al atacante dentro del área, pero el colegiado señaló saque de puerta. Un claro penalti que podría haber sido vital para los de Arévalo de cara a afrontar con garantías el duelo de vuelta.

Esa fue la acción más peligrosa del partido para los riojanos, mientras que antes del descanso el Badajoz siguió acumulando acercamientos, no demasiado peligrosos, sobre la meta de Txerra. Eso sí, Joaqui Flores seguía ofreciendo mucho por su costado y después de una jugada individual hizo intervenir al portero de los riojabajeños. Buena parada.

Peligro pacense

Tras la reanudación, salió de nuevo muy fuerte el conjunto blanquinegro con dos saques de esquina consecutivos, aunque no encontró el premio. Joaqui volvía a presentarse como un serio peligro en el remate, pero la suerte no estaba de lado del cuadro pacense.

Ante ese intenso arranque extremeño, el Calahorra intentó coger aire con la salida al terreno de juego de Iñaki Toledo, que participó activamente en ataque, otorgando algunas acciones de peligro a su equipo. Por su parte, el Badajoz seguía con el dominio del esférico, pero el cansancio también hacía mella en sus jugadores. En esa segunda parte, Joaqui se mostró algo menos activo y los pacenses lo intentaron más por la banda izquierda, pero aun así no pudieron romper la defensa riojana.

El colegiado, entonces, señaló el descanso intermedio para la hidratación y recuperación de los jugadores, momento donde se realizó un doble cambio en el Badajoz. Se le daba frescor a la línea atacante local, que tampoco encontraría el fondo de la red.

Dominio más intenso

En los minutos finales, eso sí, el dominio del Badajoz se intensificó de manera notable y el número de oportunidades, también. Y, además, bastante claras. La primera de ellas llegó tras un centro de Ruano que remató Joaqui al larguero. Y la segunda, con un excelente zapatazo del propio Ruano detenido por Txerra con un paradón abajo que salvó a su equipo cuando el estadio ya cantaba el gol local. Esa intervención tuvo continuidad después con otra a remate de Javi López.

De esta forma, y sin que ninguno de los dos equipos pudiera encontrar el gol, el empate a cero imperó en Badajoz. El Calahorra apenas pudo realizar jugadas de peligro, pero logró salir vivo del infierno (por el calor) del Nuevo Vivero y evitó así que el conjunto pacense pudiera llevarse una ventaja para el partido de vuelta en tierras riojanas. Los rojillos, eso sí, están obligado a ganar en La Planilla, puesto que un empate con goles les dejaría fuera del ascenso. El domingo se decidirá el futuro de los riojanos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate