La Rioja

El Calahorra, entre los grandes

Alegría del equipo rojillo tras la victoria sobre el Laredo y el consiguiente pase a la última fase.
Alegría del equipo rojillo tras la victoria sobre el Laredo y el consiguiente pase a la última fase. / Sergio Martínez
  • Los rojillos superan en un complicado partido al Laredo para llegar a la ronda final del 'play off'

  • Los goles de Satrústegui y Astudillo dieron una ventaja inicial que fue suficiente pese a que el Laredo acortó y puso tensión al partido

La ronda final de la fase de ascenso a Segunda B tendrá entre sus aspirantes al Calahorra, que se ganó ayer el derecho a mantener viva la esperanza de regresar a la categoría de bronce. Los rojillos demostraron que también saben jugar en la adversidad, sufrir y pelear sin el balón en los pies, para hacer buenos los dos goles logrados en el inicio de partido y que fueron suficientes para derrotar a un Laredo que hasta el final mantuvo en tensión a La Planilla.

El inicio del Calahorra fue fulgurante, con un planteamiento muy similar al del partido de ida, presionando a su rival y llevando la iniciativa para generar acciones de peligro. Y esta vez, además, los goles llegaron bien pronto. En el minuto cuatro, Satrústegui, que ya había tenido tiempo para avisar antes, cabeceó una falta al área de forma inapelable para poner en ventaja al Calahorra y ofrecer un panorama de partido bien diferente y que obligaba a su rival a anotar dos goles. Era muy superior el cuadro calagurritano, repitiendo las sensaciones que tuvo en Laredo y dejando claro que el pase a la ronda final se lo debía llevar con todo merecimiento.

Los hombres ofensivos del equipo rojillo generaban muchos problemas a la zaga cántabra por su movilidad y facilidad para asociarse. En una de esas jugadas llegó el segundo gol, ganando un balón en la banda Toledo para asistir al área, donde Astudillo, con algo de fortuna de rebote y después de que Mario León fallase su remate, alojase el esférico en la portería. El 2-0 parecía un golpe en la mesa definitivo y la imagen del equipo ayudaba a ver el partido con un optimismo eufórico.

El Laredo, sin embargo, mostró desde entonces porqué es un equipo que no perdía un encuentro desde el mes de enero, al aprovechar su oportunidad para recortar distancias y empezar un nuevo partido. En el minuto 31, Vinatea, el hombre más peligroso de los cántabros, cruzó desde la esquina del área para hacer un 2-1 que puso los nervios en el Calahorra, que dio un paso atrás ofreciendo la iniciativa a su rival, que había superado su momento crítico del partido.

El Laredo comenzó el segundo tiempo avisando en una acción de Vinatea, que por fortuna para los riojanos no logró definir. Los visitantes seguían creciendo, creyendo cada vez en sus posibilidades mientras que el Calahorra seguía sin encontrar su mejor versión. Pese a ello, los rojillos lucharon y jugaron con inteligencia en muchos momentos para que el marcador no se moviese, recuperando el dominio alternativamente templando así los ánimos de su rival.

La recta final se encaró con un expulsado por cada equipo, Luis Gómez, que vio la segunda amarilla por derribar a un Mario León de nuevo superlativo, y Chete, con roja directa por, al parecer, un encontronazo con un rival. Tuvo el Laredo acercamientos en busca de la prórroga, aunque Fernando Rubio también pudo poner la sentencia para el Calahorra en un remate al lateral de la red. Finalmente, la renta del Calahorra fue buena, demostrando la recuperación definitiva tras caer ante el Deportivo Aragón y levantarse con una eliminatoria en la que ha sido superior a su rival. Sólo queda un paso más.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate