La Rioja

La victoria más amarga e inútil del Haro

El blanquinegro Adriano conduce el balón ante la presencia del calceatense Rioja en El Rollo. ::
El blanquinegro Adriano conduce el balón ante la presencia del calceatense Rioja en El Rollo. :: / Diego Marín A.
  • A pesar de vencer, los blanquinegros se quedan sin 'play off' después de once años seguidos jugando la promoción

  • El La Calzada desciende a Regional Preferente después de cuatro temporadas jugando en Tercera División

A veces es bueno esperar lo peor, por si acaso ocurre, para que la tragedia no pille a nadie desprevenido. Eso sucedió ayer en El Rollo. Con el campo a rebosar y un gran ambiente para celebrar no sólo la posible salvación sino las fiestas de Santo Domingo de la Calzada, ocurrió lo peor que podía pasar, que el Haro venciera, no le sirviera de nada la victoria y con ella manda a Regional Preferente al La Calzada. Pero lo cierto es que ni los locales descendieron ayer de categoría después de cuatro temporadas en Tercera ni los visitantes dejaron de jugar el 'play off' después de once años haciéndolo, sendos fracasos se fraguaron jornadas atrás.

El Haro hizo lo que tenía que hacer, ganar, aunque para ello se llevara por delante, si no a un hermano, sí a un vecino riojalteño. Y el marcador se encarriló pronto. A los 7 minutos de juego Leo aprovechó un pase de Óscar y, sobre el punto de penalti y ante la salida del guardameta local Asier, cruzó el balón y adelantó al equipo jarrero. Su gol número 26 en esta campaña en la que, después de muchas jornadas siéndolo, el delantero ni siquiera se llevará el simbólico pero honroso honor de ser el pichichi de la liga.

El gol en contra supuso un mazazo moral para los locales, un sopapo que les devolvió a una realidad que no querían creer. Y, a partir de ahí, el encuentro se puso cada vez más cuesta arriba. Durante los primeros minutos de juego el Haro atacó sin cesar y encerró a los calceatenses en su propio área, sobre todo con saques de esquina. Así llegaron un remate de cabeza de Leo que despejó Asier y cuyo rechace Aritz estrelló en el palo y un disparo de Rojas desde la frontal del área que se le escapó al portero de las manos y tuvo que mandar a córner como pudo. Había nervios sobre el césped. Y miedo. Por parte de los dos equipos, aunque la responsabilidad era mayor para los calceatenses, que jugaron más con el corazón que con la cabeza, un quiero y no puedo, mientras que los harenses acabaron por imponer su calidad.

Mediada la primera parte el juego no se calmó, porque seguía siendo rápido, pero sí que el La Calzada consiguió desahacerse un poco de la presión del Haro. No obstante, a los calceatenses les costaba mucho pisar el área rival. Así, en el 39, cuando Miguel centró una falta desde la banda derecha, fue todo un acontecimiento: los dos equipos metidos en el área, cuando quedaban 51 minutos de juego todavía. Santi remató de cabeza, pero Pérez atrapó el balón sin problemas. A continuación, Óscar, centrando de nuevo un balón que había salido rechazado del área local, coló el balón en la portería casi sin querer, sin que defensas ni atacantes lo tocaran. Con el 0-2 se llegó al descanso de un partido muerto prematuramente.

Tras el descanso el Haro presentó dos cambios. Salieron Mikel y Leo por molestias físicas y entraron Aimar y Txejo, titulares relegados desde hace meses a la suplencia. La entrada después de Emilio otorgó un par de ocasiones al La Calzada, pero conforme llegaban los goles del Calasancio y de los otros rivales del Haro el encuentro en El Rollo murió. Las aficiones dejaron de animar, el público se marchaba y los que se quedaban prestaban más atención a los resultados que se producían a kilómetros de Santo Domingo.

Txutxi anotó dos tantos más que casi ni se celebraron porque no servían para nada. En el 66 remató un centro de Adriano desde la banda derecha y en el 74 aprovechó una asistencia de Aimar. Para nada el 0-4.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate