La Rioja

Una victoria un tanto insulsa

El goleador Javi Martínez, dispara dentro del área para que detenga el portero alfarero Sergio, en la primera mitad. ::
El goleador Javi Martínez, dispara dentro del área para que detenga el portero alfarero Sergio, en la primera mitad. :: / Felix Dominguez
  • El Náxara se impone a un Tedeón que aguantó bien durante el primer tiempo, pero que bajó bastante en el segundo

No pasará a los anales de la historia del Náxara el partido disputado ayer en La Salera ante el Tedeón, porque los locales durante la primera mitad realizaron su juego, si se le puede llamara así, como si estuvieran afectados por lo que se suele denominar 'caraja'. Hasta tal punto difirieron mucho de lo que acostumbran a hacer sobre el césped najerino, que en algunos momentos los aficionados les hicieron saber su inquietud desde la grada.

Bien es cierto que los de Navarrete también tuvieron algo que ver en el asunto. Bien estructurados y a base de mucho sacrificio, taponaban cualquier intentona de los locales por llegar con peligro a su área, con lo que los blanquiazules se veían obligados a jugar con balones largos que rara vez lograban superar el entramado defensivo rival. Sin embargo y tras unos minutos en los que los alfareros llegaron a botar cuatro saques de esquina seguidos, en el minuto 37, Javi Martínez logró abrir la lata con un disparo bombeado que superó a Sergio, algo adelantado.

Antes de llegar al descanso y sin que los najerinos hubieran mostrado un juego más elaborado, llegó una buena jugada de Pablo que desbordó a la defensa y centró para que Jorge García rematase a la red.

La segunda mitad fue otra cosa. Los blanquiazules salieron más adelantados y, sobre todo, con mayor empuje, con lo que conseguían crear más juego, y maniatar cualquier intento de contragolpe de los de Navarrete.

Al poco de reanudarse el encuentro, Jorge García lograba su segundo tanto en una jugada muy parecida a la de su primer gol. Cerca ya del final llegó el gol visitante, con Carballo resolviendo un barullo en el área local, y poco antes del pitido final, Pablo marcaba el cuarto gol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate