La Rioja

Nuevo año y mismo resultado

Los jugadores del Náxara celebran el gol de Pablo, que abrió el marcador. ::
Los jugadores del Náxara celebran el gol de Pablo, que abrió el marcador. :: / Sergio Martínez
  • El Náxara endosa cinco goles al River, como en el inicio de Liga

Comenzó la segunda vuelta, el nuevo año, y la historia se repitió. El Náxara consiguió ante el River Ebro el mismo resultado que en la primera vuelta, en ese estreno liguero que le dio el liderato, y con bastantes similitudes, como que Pablo y Orodea anotaron los dos primeros goles. Los blanquiazules no podían fallar en el comienzo de la cuenta atrás de la temporada, una carrera en la que no hay apenas margen de error, y acosaron desde el saque inicial a un River Ebro que puso empeño, pero que poco pudo hacer para frenar a los locales y terminó por flaquear.

Los primeros compases dieron un indiscutible dominio al Náxara, que no quería dar margen de maniobra a su rival. Los locales arrancaron intensos, con velocidad en el movimiento del balón y llegando bien por bandas, con un gran trabajo de Madero en el lateral derecho y Pablo en el interior zurdo. Fue precisamente Pablo, que ya había tenido antes una buena ocasión, el que abrió el tanteador al cuarto de hora con una soberbia falta forzada por Orodea junto a la esquina del área y que entró pegada al palo.

El primer gol no cambió demasiado el panorama. Seguían siendo del Náxara el mando y las llegadas, aunque sin ocasiones demasiado claras, mientras que el River no sabía cómo sacudirse la presión, esperaba que el tiempo pasase y llegar al descanso sin movimientos en el marcador. Sin embargo, en el minuto 34, Orodea fabricó un fabuloso segundo gol al pelear en el área un balón, revolverse y cruzar a la escuadra.

El River Ebro trató de ganar presencia en los primeros compases del segundo tiempo, de forma poco intimidante pero con valentía. Eso provocó una acción a la contra del Náxara en la que Orodea estuvo cerca de marcar el tercer gol tras recortar a Álvaro, pero estrelló su forzado remate en el lateral de la red. Poco después, en el minuto 58, el Náxara logró sentenciar el partido a balón parado, con un saque de esquina que acabó remachando Nika en el segundo palo. Y por si había algún tipo de dudas, en el sesenta, Achi empujó a puerta vacía para anotar el cuarto en la cuenta najerina, finalizando una rápida jugada en la que Miguel asistió a Javi Martínez en la banda y este cedió al goleador.

El partido había quedado visto para sentencia cuando aún quedaba media hora por delante completamente intrascendente. El Náxara siguió bajando el ritmo, nada parecido al del primer tiempo. No lo necesitaban los blanquiazules, que no renunciaban al mando pero sabían que tenían ya los tres puntos en la mano. Pese a todo, el River Ebro no bajó los brazos, peleando el choque hasta el final para que la goleada no fuese más abultada. Sí lo fue. Cuando el partido se encaminaba al desenlace, Rojo aprovechó un centro de Madero para hacer de cabeza en definitivo 5-0, con el que Náxara repetía el resultado de la primera vuelta y comenzaba la segunda con buenas sensaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate