La Rioja

Jorge Marín agradece los regalos del Agoncillo

Rodrigo y Hugo pugnan por el balón en una jugada. ::
Rodrigo y Hugo pugnan por el balón en una jugada. :: / Antonio Díaz Uriel
  • El Tedeón consigue una nueva victoria a base de entrega ante un mejor rival que regaló dos goles

Dos goles de Jorge Marín, merced a dos regalos de la defensa avionera, dieron con el triunfo de un Tedeón que no ceja en ningún momento en su empeño por intentar la victoria.

El Agoncillo propuso un juego de toque y triangulación para llegar con peligro al área rival. El Tedeón jugó más directo. Robo y salida rápida hacia el portal contrario. Ache tuvo la primera ocasión, nada más empezar, pero Sergio respondió a su disparo con una excelente intervención. Pero, en el minuto 21 llegó un centro alto de Trini, no se entendieron Navarro y José Mari y el balón les superó dejando sólo a Jorge Marín que no tuvo mas que empujar a la red. Cinco más tarde, López ponía las tablas de nuevo en el marcador, después de una asistencia de Ache que le dejó sólo ante el marco.

El partido volvía a empezar con cada equipo jugando a lo suyo, por lo que el juego se forjaba en el centro del campo. En la reanudación, mayor control incluso de los avioneros y contras locales. Hasta que Sergio sacó larguísimo, Javier cogió al espalda a la defensa y se fue hacia puerta. José Mari logró sacar una mano para rechazar su disparo, pero Jorge, sin nadie que le molestase, marcaba el segundo y definitivo tanto de los verdinegros en el minuto 67. Dos regalos para una victoria.