La Rioja

TERCERA

El Haro comprime la clasificación

Los jugadores del Haro celebran uno de sus dos goles. ::
Los jugadores del Haro celebran uno de sus dos goles. :: / DONÉZAR
  • La victoria jarrera sobre el Agoncillo se fraguó en la primera parte con los goles de Txutxi y Leo

Los pinchazos de SDL y Anguiano y las victorias de Náxara, Varea y Haro han comprimido la liga hasta dejar a cinco equipos con una diferencia de tres puntos. Ayer el Haro logró su cuarta victoria consecutiva, su mejor racha de la temporada, al ganar por 2-0 al Agoncillo. Pudo haber sido una nueva goleada de escándalo para los blanquinegros, pero en esta ocasión la puntería no fue tan fina como en la jornada anterior ante el Vianés (1-10).

Los blanquinegros dominaron de principio a fin. El Agoncillo apenas disparó una vez a puerta y fue con el encuentro ya resuelto, en el minuto 84, cuando Chavarri intentó un disparo desde la frontal del área que detuvo sin problemas el guardameta local Pérez. Hasta entonces, lo cierto es que los avioneros tampoco tuvieron suerte. En el minuto 40 de juego se lesionó Luisja y los últimos minutos del partido el Agoncillo jugó con un hombre menos por lesión de Molo, después de haber agotado los tres cambios. No obstante, antes de estas dos incidencias el Haro ya había marcado sus dos goles.

En el minuto 19, después de dos ocasiones claras protagonizadas por Txutxi y Aimar, una triangulación entre Rojas y el propio Txutxi finalizó con un certero remate de este desde el punto de penalti: 1-0. Poco después, Aimar robó un balón a la defensa rival, asistió a Adriano un balón para marcar a placer y este falló. La oportunidad se olvidó cuando en el minuto 29 Aimar centró un balón desde la banda izquierda y Leo ganó en el salto al portero del Agoncillo, Munguía, y remató de cabeza haciendo valer su altura y corpulencia: 2-0. Después, Txutxi tuvo otra oportunidad que Munguía, entonces sí, pudo salvar.

La segunda parte no mostró otra cosa que una sucesión de ocasiones claras de marcar para el Haro, la mayoría al contraataque, y que se fallaron, a veces, inexplicablemente. No siempre se tiene la puntería afinada. Primero fue Leo, en el 52, después Txutxi, más tarde Adriano y Rojas y, finalmente, también Gómez. Quizá ese fue el colmo. Gómez, que había entrado al campo en el 86 sustituyendo a Txutxi, disfrutó de un mano a mano frente al guardameta del Agoncillo en el tiempo añadido, le superó por alto y, cuando parecía que el Haro ponía el broche al encuentro con el 3-0, el balón se estrelló en el larguero.