La Rioja

Triunfo ajustado y sin brillo

El local Jorge Marín juega ante Íñigo Astudillo y Barace, autor del gol. :: sergio martínez
El local Jorge Marín juega ante Íñigo Astudillo y Barace, autor del gol. :: sergio martínez
  • Un solitario gol de Barace da los tres puntos al Calahorra frente al Tedeón

No tuvo ni mucho menos su mejor día, pero pese a ello, el Calahorra cumplió con suficiente raspado para sumar los tres puntos en Navarrete. El conjunto rojillo sabía que no sería un partido sencillo ante un rival que ya ha mostrado su solidez como local y acabó venciendo con un solitario gol en el primer tiempo y sin brillo a un Tedeón que hasta el pitido final tuvo posibilidades de dar la sorpresa.

El Calahorra tenía claro que su papel de favorito debía traducirse en el control del partido y desde los primeros compases los riojabajeños empezaron a fijarse en la portería local. Poco a poco llegaban, como en un gol anulado a Alex Satrústegui por fuera de juego de su asistente Toledo, un remate también del punta visitante que sacó con los pies el portero navarretano y, sin duda, la mejor ocasión, a la media hora, un penalti de Toledo que paró Sergio Muro. Sin embargo, el Calahorra no lamentó demasiado la ocasión perdida, ya que en el minuto 33, Íñigo Astudillo levantaba la cabeza para ver la llegada de Barace en segunda línea, que cabeceaba ajustado para abrir el marcador.

Pudo el Calahorra aumentar su ventaja justo después, pero el remate de Alex Satrústegui tras sortear a Sergio Muro lo salvó sobre la línea de gol Pablo Benito. Los visitantes mandaban en el juego y en el marcador pero no ofrecían sensación de tener amplia superioridad, por lo que el Tedeón trataba también de jugar, con acercamientos peligrosos y jugadas a balón parado que pudieron igualar el partido, la mejor, una falta directa de Jorge Marín justo antes del descanso que obligó a Gonzalo a estirarse para desviar.

El segundo tiempo parecía una continuidad del primero, con dominio si cabe más claro de los calagurritanos pero menos oportunidades. No generaba peligro uno de los grandes favoritos de Tercera frente a un Tedeón que veía pasar los minutos sin cambios en el tanteador con la esperanza de tener su ocasión para empatar. Un disparo desviado del capitán navarretano Jorge Marín avisó al Calahorra, que buscaba con los cambios introducir frescura en las posiciones ofensivas.

Losa tuvo un par de ocasiones para sentenciar, pero el Calahorra estaba destinado a sufrir hasta el desenlace para vencer, y es que el Tedeón apretó más que nunca en esos minutos decisivos, especialmente a balón parado. Un cabezazo de Cerezo que sacó Gonzalo fue su mejor ocasión en un final en el que Trini se expulsó por una patada a Nacho, sin tiempo para mucho más.