La Rioja

Dos defensas dan el triunfo al Varea

Ismael intenta conducir ante Madalin y Efrén. ::
Ismael intenta conducir ante Madalin y Efrén. :: / Jonathan Herreros
  • Los arlequinados Pinilla y Malón se convierten en rematadores ante un Agoncillo sin delanteros

Importante triunfo del Varea en la tarde de ayer en Agoncillo para mantener su cuarto puesto en la clasificación. No tuvo demasiados problemas el conjunto arlequinado que, en esta ocasión, tiró de defensas para apuntalar su victoria. Por contra, el Agoncillo llegó a este encuentro con siete jugadores lesionados, entre ellos los cuatro delanteros, por lo que se notó en demasía su falta a la hora de confeccionar el juego de ataque, que moría casi siempre en el borde del área rival.

El Varea dispuso sus hombres con dos líneas de cuatro bastante adelantadas y dos hombres en punta. Los avioneros, con mucho hombre en el centro del campo y Hugo como punta, no daban nada por perdido, pero se veían incapaces de hacer daño en la portería de Pinillos, mientras que los arlequinados iban llegando cada vez con mayor peligro a medida que avanzaba el partido. Cierto es que en la primera jugada del partido, Efrén se presentó ante José Mari, que le quitó el balón cuanto iba a disparar. A partir de ahí, dominio visitante, llevando el peso del partido, pero sin alardes.

El primer gol llegó tras el lanzamiento de una falta. Chimbo centraba y el balón, por abajo, le llegó a Pinilla, el tercer arlequinado que entraba al remate, para marcar. Un fallo en cadena de la defensa local, que permitió al Varea adelantarse cuando menos peligro estaba creando. Poco después, en el minuto 40, otro pase de Chimbo, desde la derecha, daba con el balón en los pies de Malón, que entraba en el segundo palo, y marcaba sin oposición. El esférico pasó por encima de José Mari, en el único fallo que tuvo a lo largo del partido. Manu lo intentó en el último suspiro del primer tiempo, pero Pinillos estuvo atento.

Tras el descanso, el conjunto avionero se recompuso y buscó con ahínco el portal arlequinado, aunque sin llegar a conseguir el gol que buscaba. Estuvo muy cerca de conseguirlo en una larga jugada que comenzó con un disparo de Luisja al palo izquierdo de Pinillos. Tras el rechace, Álvaro volvió a llevar el balón, ahora al larguero, en un buen centro chut desde la izquierda. Al final, la defensa sacó el peligro como pudo.

Fue el final de los problemas defensivos del Varea, porque los de Terroba se pertrecharon bien atrás y empezaron a salir a la contra, aprovechando que los de Moncayo se habían ido descaradamente hacia arriba. José Mari se convirtió en un nuevo defensa libre y fue quien ahogó todos los intentos arlequinados por elevar la renta de goles. Detuvo varios balones a Rubén Pérez y a Javier Torres, en doce minutos de frenesí rematador de los vareanos.

El paso de los minutos fueron dejando a ambos equipos sin fuerzas, y el choque finalizó sin más ocasiones en las áreas.