La Rioja

Haro y Calahorra se reparten los puntos

Haro y Calahorra firmaron un muy mal encuentro. ::
Haro y Calahorra firmaron un muy mal encuentro. :: / DONÉZAR
  • Sainz adelantó a los riojabajeños nada más saltar al campo y Gómez empató

Aún es pronto, pero el empate que firmaron (casi por escrito) Haro y Calahorra sólo sirve para sacar a los dos equipos fuera de los puestos del 'play off' y perder la estela de los líderes, SDL y Náxara. El Calahorra, por falta de una ambición que reclamó su propia afición en El Mazo, y el Haro por incapacidad, empataron justamente porque, al final, aunque los dos equipos pudieron haber ganado el partido, realmente lo merecieron perder.

Cierto es que el equipo local llevó la iniciativa durante todo el encuentro, dominó el balón y lo llevó con cierta facilidad al área visitante, aunque pocas veces con claridad. Un Leo incisivo en punta y una banda izquierda muy activa gracias a Josu fue la mejor cara del Haro. El Calahorra pareció estar dispuesto a dejar pasar el tiempo valorando las pretensiones del Haro y apostando por crear peligro casi sólo a balón parado. Por parte local un disparo de Arkaitz de falta directa a los 5 minutos de juego fue la mejor ocasión y la detuvo el portero José Ramón sin problemas.

La segunda parte arrancó con el mismo juego ramplón, dividido pero con el Haro más dispuesto a hacer gol. Txutxi había saltado al campo tras el descanso en sustitución de Urkiza, aunque el cambio verdaderamente importante lo hizo el Calahorra en el minuto 64. Sainz entró en lugar de Herce y con el primer balón que tocó se internó en el área local, cruzó el balón ante la salida del guardameta Pérez y adelantó a los riojabajeños. También es cierto que Txutxi había ofrecido más criterio ofensivo al Haro con su entrada en juego y, de hecho, Mikel había estrellado un balón en el larguero en el minuto 54.

Antes del gol del Calahorra la mejor ocasión la tuvo el Haro en un contraataque confeccionado con tres pases largos y que no pudo culminar con gol Josu, que cruzó demasiado el balón ante la decisiva salida del portero José Ramón. Después, Pirri, que jugó de lateral, realizó una jugada personal que culminó con un gran disparo a puerta que despejó José Ramón. La expulsión de Marcos por doble tarjeta amarilla originó una falta que centró Txutxi y remató a puerta Gómez en el primer palo para empatar el partido.

Con el empate de nuevo en el marcador, el entrenador del Haro, Rubén López, introdujo a dos delanteros más (Joseba y Gómez), sumando cuatro en su equipo y acabó jugando con dos defensas tras la posterior expulsión de Mikel. Leo, delantero centro puro de casi dos metros, finalizó como extremo derecha. Y así, sin orden ni sentido, el Haro acabó queriendo jugar pero sin poder, porque era un ente con corazón pero sin cabeza. O al revés.