La Rioja

La SDL asalta el fortín de Navarrete

Los jugadores de la SD Logroñés celebran su primer gol ante la desolación de los futbolistas del Tedeón. ::
Los jugadores de la SD Logroñés celebran su primer gol ante la desolación de los futbolistas del Tedeón. :: / Sonia Tercero
  • Los blanquirrojos se imponen con sufrimiento al Tedeón

La Sociedad Deportiva Logroñés derribó ayer un muro. Lo hizo con sufrimiento, sudando de lo lindo, pero lo derribó. Se impuso en su visita a Navarrete, donde el Tedeón todavía no conocía la derrota en esta temporada. Y los locales demostraron por qué vencer en San Miguel resulta tan complicado.

Orden e intensidad. Esas fueron las dos bazas principales de los de Óscar Sáenz para intentar frenar a los blanquirrojos. Y, durante muchos tramos del partido, consiguieron su objetivo, puesto que a la SDL le costó muchísimo crear peligro sobre la meta rival. Ni siquiera el contratiempo en forma de lesión del guardameta Diego en el minuto 14 hizo que los navarretanos se vinieran abajo. Ni mucho menos.

La SDL dominó durante el tramo inicial, pero sin encontrar ocasiones claras, amén de un disparo de Marcos que repelió Sergio y una gran llegada de Domínguez tras un rápido ataque iniciado por Benji y continuado por el propio Marcos que el portero local mandó al traste. Fueron los únicos avisos previos al tanto que abrió la contienda. Tras un robo en el centro del campo, de nuevo Marcos intervino para asistir a Nacho. El delantero batió a Sergio y puso por delante a los logroñeses.

Parecía que el 0-1 iba a ser el resultado al descanso, pero en el último minuto del primer acto, el Tedeón repuso las tablas. En una jugada en la que los locales pusieron más fe que los visitantes, Jorge se encontró con un balón suelto y fusiló a Benji. 1-1.

La segunda parte se inició con un aviso de Urquía y siguió con varios minutos de igualdad. Esa aparente tranquilidad se rompió en un saque de banda. Diego Jiménez lo puso en juego y el colegiado observó una mano dentro del área. Penalti que Laencina transformó en gol. Era el minuto 73.

A partir de ese momento, la locura se desató en San Miguel. El partido se rompió y la SDL pareció sentenciar la contienda por medio de un tiro potente del joven Samu. Sin embargo, los de Navarrete no se rindieron y pusieron picante a los minutos finales gracias a Andrés, pero la incertidumbre por saber cuál sería el resultado final terminó con un remate de tacón de Nacho. 2-4.