La Rioja

Los jugadores de la Sociedad Deportiva Logroñés celebran su segundo gol. :: jonathan herreros
Los jugadores de la Sociedad Deportiva Logroñés celebran su segundo gol. :: jonathan herreros

Una victoria con sabor agrio

  • La SDL suma ante el Alfaro un nuevo triunfo, pero pierde a Rubén Peña para los próximos cuatro meses

Seis de seis. La SD Logroñés lo gana todo. No baja el listón y ayer volvió a hacerse fuerte en su feudo para imponerse al Alfaro en un partido en el que los blanquirrojos disfrutaron de ocasiones suficientes para haberse llevado un marcador mucho más amplio. Sin embargo, esa alegría llegó acompañada por una mala noticia, ya que los de Chechu Martínez pierden para los próximos cuatro meses a Rubén Peña, que sufre una doble rotura de radio.

Arrancó muy bien el duelo para los locales, ya que a los dos minutos de juego se adelantaron. En su primer ataque, Míchel agarró el esférico en la banda izquierda, se metió hacia el centro y, desde la frontal del área, enganchó un disparo potente que sorprendió a Cristian.

A partir de ahí, los de Martínez disputaron una primera media hora más que notable. A un gran nivel. El Alfaro no podía hacer nada ante la presión logroñesa y todos los balones divididos acababan en los pies de algún futbolista con camiseta a rayas. No era de extrañar, por lo tanto, que las ocasiones se multiplicaran. Rubén Peña se encontró con Cristian, Domínguez disparó desde lejos fuera tras un despeje del guardameta alfareño, Nano estrelló otro remate en el portero, Míchel disparó fuera... Así un largo etcétera de ocasiones sin gol.

Los de Óscar Arpón sólo lograron salir al contragolpe en una ocasión. Fue ya en el minuto 32 y a punto estuvieron de firmar el empate en esa llegada, pero Benji se lució ante el remate de Sota. Tras el descanso, la SDL continuó mandando, aunque bajó su intensidad. Eso no impidió que las oportunidades siguieran llegando y muchas de ellas con la firma de Nacho Navajas. Cristian le amargó la tarde al delantero, que había entrado en la segunda parte. Ese periodo, además, resultó mucho más trabado que el primero y los blanquirrojos tuvieron que lamentar la lesión de Rubén Peña, que cayó mal en una pugna con un jugador rival. No tenía buena pinta y los peores presagios se cumplieron con las pruebas posteriores. Antes, también había tenido que abandonar el campo David Royo con la nariz ensangrentada. Diagnóstico: rotura de los huesos propios sin dislocación.

En el campo, mientras, el colegiado mostró la cartulina roja directa al central alfareño Kike por protestarle y los visitantes se quedaban así con uno menos. Diez minutos después, la Sociedad encontró la sentencia al transformar Laencina un penalti por mano de Munilla.

Los locales confirmaban así su victoria, aunque en el tiempo añadido todavía iban a ocurrir muchas cosas: remate al larguero del visitante Moreno, gol anulado a Chuchi y otra lesión, la de Domínguez, que tuvo que retirarse con un esguince de tobillo.