La Rioja

El Náxara se abona a la épica

Lozano trata de disparar ante la oposición de Arnedo. :: sergio martínez
Lozano trata de disparar ante la oposición de Arnedo. :: sergio martínez
  • El conjunto blanquiazul da la vuelta en los minutos finales a un partido que puso de cara el Varea en el primer tiempo

Volvió a ser en los minutos finales y la euforia explotó de nuevo. El Náxara llegaba después de lograr un triunfo sobre la bocina en Agoncillo y vivió ayer una situación similar, aunque esta vez más intensa si cabe, por ser el Varea un rival directo y por pasar de la derrota a la victoria en diez minutos. Arturo, justo antes de entrar en el descuento, terminó por voltear un choque en el que el conjunto visitante tomó la delantera con una ventaja de dos goles que fue insuficiente.

El primer tiempo tampoco se animó demasiado hasta los compases finales. El Náxara tenía la intención de dominar, imponer su estilo, pero se mostraba incapaz de dar varios pases seguidos sin toparse con los jugadores de un Varea intenso, y que proponía más en materia ofensiva. Los arlequinados avisaron ya en los primeros minutos, con un peligroso centro de Vitorica que sacó Sabando en el área pequeña o un disparo de Rubén Pérez que pegó en el poste después de que Raúl Heras lo desviase lo justo.

Las transiciones eran rápidas y con criterio en el Varea, que generaba problemas en una frágil zaga najerina. Y precisamente por un error defensivo llegó en el minuto 37 el primer gol visitante, en un centro colgado desde la derecha que voló sobre el área hasta el segundo palo, donde tres jugadores del Varea esperaban solos. Fue Rubén el que recogió el esférico para cruzar a gol. Cinco minutos después, aún sin reacción por parte de los locales, el equipo arlequinado amplió la ventaja en una aparición de Chimbo entre los centrales para rematar al fondo de las mallas un centro raso de Rocha.

Golpe de realidad para un Náxara demasiado atascado, que abusaba de los balones largos a Orodea visto que su juego de pases cortos y apoyos no fluía. Sin embargo, justo antes del descanso llegó brillo de esperanza para los najerinos, en un saque de banda de Quirino que peinó Sabando para que De Val rematase de cabeza a gol. Recortaban distancias y pintaban otro panorama.

Tras el descanso, el Náxara fue otro. Poco a poco mejoró su versión y desde los primeros compases ya se pudo comprobar que salía más decidido, con llegadas de peligro por las bandas, principalmente por la derecha con Quirino y Lozano. Blas Terroba reaccionó poniendo una defensa de cinco que cerrase los laterales y facilitase las ayudas, mientras que Diego Martínez movía ficha en el Náxara dando entrada a Jorge García, más peligroso y participativo que el sustituido Orodea.

El acoso local aumentó al ver en el minuto 66 el visitante Efrén la segunda amarilla, pero el tiempo se iba acabando. Entonces, en el minuto 80, Miguel pilló a contrapié a la defensa del Varea, ganando el área con potencia y ajustando al palo corto para empatar. Después, cuando se rozaba el noventa, Arturo peinó una falta por encima de Pinillos para mantener con una pizca de épica el pleno de victorias del Náxara.