JUVENIL DIVISIÓN DE HONOR

Fin de una temporada para olvidar

Imagen del encuentro entre la UD Logroñés y el Varea en el Mundial'82. :: miguel herreros/
Imagen del encuentro entre la UD Logroñés y el Varea en el Mundial'82. :: miguel herreros

El Varea y la Unión Deportiva Logroñés pierden la categoría tras acabar el curso en los dos últimos puestos de la tabla

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Cuando algo no marcha bien, es mejor acabarlo cuanto antes y hacer borrón y cuenta nueva. Precisamente, en eso es en lo que tienen que pensar ahora el Varea y la Unión Deportiva Logroñés después de haber concluido la temporada en División de Honor con el descenso de ambos a Liga Nacional. El pasado fin de semana pusieron fin a una campaña para olvidar.

A ninguno le han salido bien las cosas y así se demuestra al ver que el entrenador que ha acabado el curso no ha sido el mismo que lo empezó, en los dos casos. En los arlequinados, Rubén Pérez fue relevado por Javier Moncayo y en los blanquirrojos Fernando Fuertes cogió las riendas del banquillo en sustitución de Richi Pascual.

Más

A estos últimos les pesó demasiado su pésimo comienzo de la competición. No en vano, la primera victoria de la UDL no llegó hasta la sexta jornada y los logroñeses concluyeron la primera vuelta con sólo cinco puntos en su haber, a once de las posiciones de permanencia en la máxima categoría juvenil. Después, llegó un intentó de reacción merced a cuatro triunfos y un empate en las cinco primeras semanas de la segunda mitad de la competición, que les dejaron a sólo dos puntos de la salvación. Para desgracia de los blanquirrojos, esa dinámica no tuvo continuidad y han finiquitado la campaña en la decimoquinta plaza de la clasificación, con 26 puntos en su casillero.

El Varea, por el contrario, no comenzó mal el ejercicio. De hecho, los arlequinados no perdieron ninguno de los tres partidos iniciales, en los que sacaron cinco de los nueve puntos en litigio. Ese arranque daba esperanzas a los del barrio logroñés de prolongar los buenos resultados del curso anterior, en el que lograron con holgura la permanencia, pero resultó un espejismo. Desde entonces y hasta el último compromiso de la primera vuelta, el Varea sólo acumuló cuatro empates más.

En la mitad final del curso, los arlequinados enlazaron de nuevo una serie de encuentros con sensaciones positivas, pero su campaña ha finalizado con un pobre bagaje de 20 puntos, merced a cuatro triunfos, nueve igualadas y 17 derrotas. Finalmente, la salvación se ha quedado a unos lejanos once puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos