El TAD suspende las elecciones de la Federación Española de Fútbol

Luis Rubiales, aspirante a la presidencia de la FEF. :: reuters
/
Luis Rubiales, aspirante a la presidencia de la FEF. :: reuters

Rubiales solicita el aplazamiento 'sine die' ante la ausencia en la votación del Athletic y De Marcos

R. ERRASTI

MADRID. Sorpresa y una nueva demora 'sine die'. El TAD acaba de comunicar la suspensión de las elecciones a la presidencia a la Federación Española de Fútbol (FEF) a petición de Luis Rubiales, debido a que los comicios coincidían con el Villarreal-Athletic. El club y De Marcos, jugador del Athletic que en principio está apto para disputar el encuentro según reconoció el mismo en la rueda de prensa de ayer en Lezama, tenían que votar y no llegaban a tiempo. Se aplazan así, sin fecha, los comicios.

Se pidió a la Liga que se cambiase el horario del encuentro, pero la respuesta fue negativa y el TAD acaba de decidir su suspensión este miércoles, horas después de que los dos candidatos a las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol, Juan Luis Larrea y Luis Ángel Rubiales, se viesen las caras en la Ciudad de Fútbol en una reunión informativa sobre el protocolo a seguir durante la votación que tendrá lugar el próximo lunes 9 de abril a partir de las 16.30 horas en el Salón Luis Aragonés de la sede de la FEF.

La reunión entre ambas candidaturas y la Comisión Electoral, «con el objetivo de pactar un acto de votación modélico que garantizará la máxima participación y el sufragio libre, directo, igual y secreto», terminó con un acuerdo sobre la disposición especial de las papeletas que utilizaran todos los miembros de la Asamblea que ejerzan sus derecho al voto que garantiza la limpieza del proceso.

Así en la reunión, todas las partes aceptaron «la propuesta de Luis Rubiales que complementan las instrucciones y que garantizan -según el expresidente de AFE-, al máximo el voto secreto». El modelo de votación acordado «conlleva los siguientes pasos», según explicó Rubiales.

Primero. Las papeletas (que ya tenían una serie de características en la impresión que hacen totalmente imposible que puedan ser copiadas o sustituidas por otras, tengan un sello oficial distintivo) serán desprecintadas públicamente al comienzo de las votaciones

Segundo. Se procederá al llamamiento individual de cada uno de los asambleístas para que suban a la zona de la mesa electoral.

Tercero. La subida del siguiente asambleísta no tendrá lugar hasta que el anterior haya ejercido su voto.

Cuarto. Cada asambleísta cogerá un solo sobre y una sola papeleta, que mostrará ante la mesa electoral para que sea sellada por el/los interventor/es (de ambas candidaturas) que consideren oportuno marcar el reverso de las mismas.

Quinto. Solo serán validas las papeletas con el/los sello/s en el reverso.

Sexto. Será preceptivo que cada asambleísta se introduzca en la cabina (cerrada) para introducir la papeleta en el sobre que inmediatamente depositará en la urna.

El proceso de votación el día que se realicen los comicios, algo que no se sabe por el momento, no debería durar más de dos horas aunque no será el lunes cuando se sabrá el nombre del nuevo presidente hasta 2020 Por tanto, el día que se celebre (que tendrá que ser cuando no haya competición oficial) y teniendo en cuenta que se irán llamando uno a uno a todos los asambleístas el proceso de votación no debería durar más de dos horas. Tras recibir todos los votos y delante de todos los presentes en la sala, se llevará a cabo el recuento. «Una vez garantizado el voto secreto, sólo queda votar», expresó un Rubiales que se siente «satisfecho» por liderar este modelo que, según él tras ser aceptado por la Comisión Electoral, «garantiza el voto secreto y libre de todos los asambleístas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos