Suiza hace torcer el gesto a España

La selección desaprovecha sus ocasiones y cede un empate tras un error de De Gea en la única ocasión del rival

RODRIGO ERRASTI VILLARREAL.

España viajará a Rusia con mucha ilusión y buenas sensaciones en el equipaje. Y también con cierta precaución, ya que el empate final ante Suiza, a la que dominó pero no pudo doblegar cuando la tenía a su merced, le recuerda que no sólo hay que ser mejor que el rival. Hay que sentenciarlos. España tiene plan. Y delantero, por mucho que su gol lo marcase un defensa imberbe. Pero perdonó sus opciones y encajó, por un error, en la única ocasión que concedió. Es curioso, pero sucedió ante la sexta del ránking FIFA y que se asocia a un mal recuerdo. En Sudáfrica perdió un partido inesperado ante los helvéticos y ocho años después repitió decepción. A menor escala, porque era un amistoso, y fue un empate. Como aquel día, a España le faltó acabar las jugadas.

1 ESPAÑA

1 SUIZA

España
De Gea, Odriozola (Nacho, min. 70), Piqué, Azpilicueta, Alba (Monreal, min. 78), Thiago, Koke, Iniesta (Saúl, min. 55), Silva (Asensio, min. 60), Aspas (Lucas Vázquez, min. 46) y Diego Costa (Rodrigo, min. 60).
uiza:
S
Goles
1-0: min. 28, Odriozola. 1-1: min. 62, Ricardo Rodríguez.
Árbitro
Isvatn Kovacs (Rumanía). Tarjetas amarillas a Saúl y Zuber.
Incidencias:
Partido amistoso de preparación para el Mundial de Rusia disputado en el Estadio de la Cerámica. No se llenó. 18.550 espectadores. Busquets fue baja de última hora por una gastroenteritis. Iniesta fue el capitán en su último partido en suelo español, aunque terminó luciendo el brazalete Piqué.

Lo mejor para Lopetegui es que fue una prueba muy real de cara al Mundial, donde además de buen juego se requiere pegada en los momentos importantes y ciertas dosis de suerte. Por ejemplo, que los errores se produzcan cuando no tengan trascendencia en el resultado. Esa pizca de suerte en determinados momentos, además de la calidad y el potencial de un grupo en plenitud, es necesaria. Lo saben bien los futbolistas, los que terminaron decepcionados ante los suizos hace ocho años en Durban y los actuales. Por eso es tan complicado conseguir torneo como una Eurocopa o un Mundial.

Y eso que España generó ocasiones desde el primer minuto. La primera, de un pelotazo de Piqué a Alba, que se asoció con Silva, quien buscó a Costa, pero la pelota le quedó a Thiago y rozó el 1-0 obligando a Sommer a una buena parada. El meta suizo estuvo soberbio. Dominaba España, que controlaba el ritmo con la bola como vehículo. Lopetegui, ante la baja de última hora de Busquets, repitió con Thiago de pivote. Al igual que ante Alemania y Argentina completó un gran encuentro. Fue el diapasón y se anticipó bien para evitar las contras con ayudas de Koke en campo contrario y las correcciones defensivas de Azpilicueta. El navarro, que demostró su capacidad de adaptación, fue central izquierdo en línea de cuatro. La confirmación de que puede jugar de todo. Un seguro de vida para un seleccionador.

LAS FRASESÄlvaro Odriozola Defensa «Prometemos el compromiso de que vamos a dar el cien por cien para traer la Copa del Mundo» Julen Lopetegui Seleccionador nacional «No hemos estado afortunados, pero hemos tenido ocasiones e intensidad»

España, que demuestra tener las ideas claras en todas sus líneas, también rendía las pocas veces que no tenía el balón, obligando con su presión a jugar en largo a su rival. Cuando encontraba dificultades para acceder combinando encontró un recurso de oro: las descargas de Diego Costa. Todas generaron un peligro posterior, pero a los disparos de Silva e Iniesta les faltó dirección. Alba pisó mucho campo rival, pero no siempre replegó a tiempo, aunque hizo ayudas que le proporcionaron aplausos de la grada . Ya suma más de 5.000 minutos con la camiseta de la selección. En una acción por la izquierda la bola llegó a la media luna a Odriozola, que la pegó de volea con el exterior del pie directa a la red. Mantuvo su idilio con el gol la selección de Lopetegui, que ha marcado en los 19 encuentros de esta era. Pudo ampliar la renta Iniesta después de uno de esos eslalon que echaremos en falta, pero su derechazo se quedó sin premio por obra de Sommer.

Suiza demostró por qué sólo ha perdido uno de sus últimos 20 partidos (2-0 en Lisboa): sabe sufrir como los grandes. No perdió su orden ni con los tres cambios que introdujo Petkovic tras el descanso. Esperaba su momento mientras todos miraban a Iniesta, que se llevó un golpe que silenció La Cerámica. Después logró levantar a la afición, cuando aprovechó otro balón dejado por Costa, que dio una exhibición de espaldas aunque le faltó precisión en el remate, para soltar un zurdazo que se fue lamiendo el poste. Se fue ovacionado, dejando el brazalete a Silva mientras el personal musitaba: ¿Qué va a hacer Iniesta en Japón? Suponemos que enseñar y formar a los futuros Oliver y Benji.

Aunque los cambios provocaron una peor versión de España, seguía inclinado el campo hacia el área visitante, con un Odriozola profundo gracias a su insistencia por su carril. Alba rozó el gol después de que Costa intentase un golpe acrobático y también Silva. El gol parecía inminente. Y llegó, pero fue visitante. De Gea, que apenas había intervenido menos en la primera mitad para frenar con un paradón un disparo de Seferovic que después fue anulado por fuera de juego, intentó agarrar un disparo con rosca de Lichtsteiner, pero se le escapó. La bola quedó franca para que marcase Ricardo Rodríguez a puerta vacía. Fue un golpe de realidad de lo que podría pasar en Rusia. Un empate para recordar la dificultad que espera.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos