Rusia quiere blindar su Mundial ante la amenaza de atentados

Víctima del terrorismo y objetivo de los yihadistas por su presencia en Siria, el país se prepara para un dispositivo de seguridad muy reforzado, casi un estado de excepción

THIBAULT MARCHAND

Moscú. Víctima de varios atentados en los últimos meses y objetivo de los yihadistas por su presencia en Siria, Rusia se prepara para un dispositivo de seguridad muy reforzado, casi un estado de excepción, ante las amenazas que pesan sobre el Mundial de fútbol de 2018. Con dieciséis muertos en un atentado con bomba en el metro de San Petersburgo en abril y siete personas apuñaladas en un ataque revindicado por el Estado Islámico (EI) en Siberia en agosto, sin contar con las numerosas 'células' que los servicios de inteligencia anuncian regularmente haber desmantelado, los precedentes recientes no invitan a la tranquilidad.

En el horizonte se perfila ya el Mundial como el gran evento deportivo internacional de 2018, pero «la amenaza de atentado en Rusia es muy real», advierte Alexandre Goltz, un experto ruso independiente, especializado en cuestiones de seguridad. Esa amenaza, a la cual Rusia se enfrenta desde hace más de 20 años y las dos guerras de Chechenia, ha aumentado todavía más desde el compromiso militar del país en apoyo del régimen sirio, en septiembre de 2015, convirtiendo a los rusos en uno de los objetivos prioritarios del Estado Islámico.

«Las autoridades dicen que han conseguido destruir el EI. Pero varios miles de rusos han participado en los combates y ahora comienzan a volver a Rusia», recuerda Goltz. Según los servicios secretos (FSB), unos 2.900 yihadistas rusos, mayoritariamente originarios de las inestables repúblicas musulmanas del Cáucaso, han combatido en Siria. Hay que añadir a ellos varios miles de combatientes procedente de países de Asia Central, que cuentan con importantes colonias en Rusia.

A siete meses de la competición, las medidas reforzadas de seguridad son ya visibles y han sido bien aceptadas por la población. En el metro de Moscú se han instalado pórticos de seguridad en todas las estaciones y bolsos y mochilas son escaneados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos