Selección

María José Claramunt, despedida de la Federación

María José Claramunt, despedida como directora de la selección. /Efe
María José Claramunt, despedida como directora de la selección. / Efe

La hasta hoy directora de la selección española de fútbol deja su puesto por decisión del presidente Juan Luis Larrea

COLPISAMadrid

María José Claramunt ya no es directora de la selección española de fútbol y responsable del márketing de la Federación Española de Fútbol (FEF). Desde hace semanas se rumoreaba que iba a ser despedida de la casa después de que terminase la fase de clasificación para el Mundial pero finalmente no ha sucedido hasta la mañana del jueves. Claramunt, que estaba siendo investigada en el marco de la ‘Operación Soule’ por su gestión en los contratos de patrocinio y en los partidos de ‘La Roja’, conoció la decisión a través de una carta firmada por Juan Luis Larrea, presidente en funciones en sustitución de Ángel María Villar, y Esther Gascón, secretaria general.

Hija de José Claramunt, ex internacional del Valencia, llegó a la Federación en 2012 para hacerse cargo del departamento de márketing y se fue convirtiendo en una persona muy importante en el día a día de la selección pese a que estaba enfrentada con el vicepresidente económico Juan Padrón desde el Mundial de 2014 por asuntos que desde la parte ejecutiva de la institución consideran «muy graves». En los últimos meses sus decisiones estaban siendo cuestionadas. Por contra, mantiene una buena relación con algunos de los futbolistas de la absoluta, que la conocían como ‘la jefa’, pero sobre todo con los ‘pesos pesados’ como Sergio Ramos, Gerard Piqué o Sergio Busquets.

Todo sobre la selección

El cuerpo técnico se ha mantenido al margen de la medida tomada por la parte ejecutiva de la Federación. Larrea y Gascón dirigen la FEF mientras se resuelve la revisión del proceso electoral que está en manos del TAD o la posible moción de censura que sucedería a finales de noviembre. Hace algo más de un mes, en Vaduz, ya quedó reflejada la ruptura entre los dirigentes y ‘la jefa’. Algunos de los internacionales más afines a Claramunt, con los que se abrazó en una imagen significativa en la puerta del vestuario, hicieron público su malestar -tras haberlo hecho en privado previamente. «María José es una persona de confianza de los jugadores que ha mirado siempre por el bien nuestro y nos gustaría siempre que siguiese con nosotros. Ahora va a haber todo tipo de decisiones, esperemos que se tomen cuanto antes por el tema de la estabilidad y por el bien del fútbol español. Ya se verá si dimite Villar. Espero que tomen las decisiones más oportunas por el bien de los jugadores. Nosotros debemos estar centrados en lo deportivo pero es un tema que puede desequilibrar y afectar», expresó Ramos para sorpresa general tras el 0-8 a Liechtenstein.

Ello sucedió después de que Larrea dejase en el aire la continuidad de María José Claramunt en una entrevista con AS. «Es una empleada de la FEF. Vamos a hablar con ella. No me he cuestionado ese tema. Está haciendo su función, tiene vínculo con los jugadores. Hablaremos, ella expondrá sus argumentos y dirá de qué se la acusa y en qué está o no implicada», se esforzó aquel día en explicar Larrea. «Ahora hay un presidente ( Larrea) y no sabemos lo que va a pasar con él, si va a seguir o no. Queremos haya alguien fijo que mire por el bien del fútbol español y los jugadores de España. Viene un tiempo de tomar decisiones esperemos que se arregle el asunto y volvamos a tener tranquilidad», explicó Ramos. El andaluz, de manera más explícita que Busquets, reveló el distanciamiento que hay en parte del grupo más veterano con Larrea –con el que se negociaron incluso algunas primas en el pasado–. De hecho, Busquets no dudó en afirmar que «Rubiales tiene capacidades para ser presidente de la Federación». Fernando Hierro, que el antecesor en el cargo de Claramunt, empieza a sonar como posible sustituto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos