Selección

Hastiados de que Piqué monopolice todo

Piqué, en el centro de la imagen, entrenando con sus compañeros. /Rodrigo Jiménez (Efe)
Piqué, en el centro de la imagen, entrenando con sus compañeros. / Rodrigo Jiménez (Efe)

Los jugadores reconocen en público y en privado que tanta cobertura mediática al central y sus polémicas «ya cansa»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLAS ROZAS

«Ya cansa un poco el tema, hablar siempre de lo mismo», dijo resignado Koke ante los medios cuando le preguntaron, de nuevo, por Gerard Piqué en la sala de prensa. A su lado estaba Thiago Alcántara, que había dejado caer de otra manera el hartazgo que empieza a producir en el vestuario la situación. «Venimos a jugar al fútbol, no vengo a hablar de la vida de nadie, ni de Koke... Me apena no poder estar cómodo y no poder hablar de Albania. Sólo queremos jugar al fútbol. Esa es la solución. Las opiniones personales son de cada uno y estamos aquí para hablar de la selección y no de debates políticos y públicos. Os agradecería que todos tomemos el mismo rumbo», solicitó en comparencia que apenas duró cinco minutos.

Más información

«Es un compañero excelente y buen profesional», resume Vicente del Bosque, opinión compartida en el vestuario. El problema es que algunos empiezan a cansarse de sólo aparecer para referirse a algún asunto 'generado' por el defensa.

Ciertos jugadores, en sus entrevistas personalizadas, avisaron que no querían «nada del tema político y referencias a Piqué». Jordi Alba, uno de sus principales apoyos en la caseta, expresó que este ambiente «no es cómodo para Piqué ni para ningún jugador. La gente es libre de opinar lo que quiera, intentando no faltar el respeto a nadie», recordó antes de «hablar del Piqué que conozco. Es una persona muy buena, un gran compañero, un gran amigo y que no tiene maldad ninguna. Está claro que está comprometido con la selección. Geri no ha dicho lo contrario, está encantado de venir aquí con la selección. El míster le ha convocado, cuenta con él y ya está», quiso zanjar en TVE.

Algunos de los madridistas deslizaron que su club había sugerido evitar hablar del central. «Es una situación complicada», es lo único que llegó a decir Nacho Fernández. Sí lo hizo Álvaro Odriozola, que no ocultó que «es una situación incómoda para él como para todos» y condenó el trato recibido el lunes por el central. «Los insultos están siempre fuera de lugar. Condeno todo tipo de insultos», recordó el realista antes de solicitar unión. «Tenemos que estar cerca de Piqué, en la selección hay gente con cabeza que sabe llevar estas situaciones».

Los jugadores quieren «hablar de fútbol». Las primeras horas fueron algo más silenciosas que en otras ocasiones, menos bromas de lo habitual y rostros más serios menos cuando hubo un pasillo para felicitar a Kepa por su cumpleaños. Y es que una vez que se reunieron todos y hablaron del tema, se rebajó la tensión. «No somos tontos, se ha generado un ambiente desagradable. Los insultos a Piqué no es opinar, eso es lamentable. Toca ser conciliador y que baje un poco la espuma. Todos tenemos que enfriar esta situación, echar agua al fuego y no gasolina», se había esforzado en insistir Lopetegui en sus entrevistas radiofónicas. Ya saben que Piqué no tiene intención de irse y tratarán de centrarse en lograr la clasificación para el Mundial.

Mensajes en las redes

El seleccionador asistió tras la sesión matutina al acto de presentación de un nuevo deporte, el 'A-Ball' (fútbol en silla de ruedas) y quiso recordar «en una semana tan especial» que «el deporte une y logra cosas imposibles». Después, tras la comida del grupo, recordó a través de sus redes sociales que están «centrados en el importante partido ante Albania. Necesitamos el apoyo de Alicante y su gran afición para dar un paso clave hacia el Mundial».

Un mensaje público distinto, más integrador, al que usó Sergio Ramos horas antes. El capitán no compareció el lunes, según la FEF por un retraso que también afectó a Isco y Odriozola, pero que según sus más cercanos fue premeditado. Viendo una de las fotos que subió a Instagram, celebrando un gol vestido con la camiseta del Real Madrid y con la de la selección con un mapa de España rojigualda con una corona, muchos optaron por la segunda opción.

Desde la Ciudad del Fútbol se niega que haya fractura entre ambos. «La relación está igual que antes, no hay ningún problema» apuntó el presidente Juan Luis Larrea, negando problemas entre ambos centrales. «Este es un grupo unido y hay que trabajar con él. El ambiente no está enrarecido en absoluto. Eso leo en la prensa, pero no es verdad», zanjó antes de confirmar que «Piqué no se irá (en caso de una declaración unilateral de independencia de Cataluña). Seguirá en el equipo si no tiene ninguna lesión».

Escucha las palabras de Juan Luis Larrea

El directivo, que hasta que Villar no dimita o haya una moción de censura a partir del 22 de noviembre seguirá presidiendo la institución, afeó lo sucedido en la sesión a puerta abierta del lunes. «Lo escuché y no lo entiendo, pero no pasa nada, las opiniones son de cada cual», afirmó antes de pedir respaldo a la afición del Rico Pérez. «Espero que apoyen todos. Alicante siempre se ha volcado con la selección y esperemos que el viernes también», afirmó.

El secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, también pidió respeto a los aficionados. «Nada justifica los insultos a los jugadores y menos cuando llevan la enseña nacional. El deporte debe ser unión, estar por encima de las diferencias», apuntó.

Apoyo de Nadal y consejo de Senna

Rafa Nadal, buen amigo desde hace años de Lopetegui, también quiso rebajar la tensión existente con el azulgrana. «Se llega a extremos que no aportan nada positivo y pitar a Piqué es también una forma de expresarse de gente demasiado radical. No me gusta que piten a nadie, no entiendo a la gente que pita a otro. Sean de unos u otros, las actuaciones de forma radical están mal. Cualquier fanatismo, es algo malo», dijo el tenista.

El consejo público ideal quizá llegó de un excompañero como Marcos Senna. «Si él quiere seguir en la selección yo le recomendaría que hablara lo menos posible porque así no se complicaría la vida porque hoy todo se hace muy polémico», consideró el que fuera campeón de Europa con España en 2008.

Fotos

Vídeos