FASE DE CLASIFICACIÓN PARA RUSIA 2018

Final por el Mundial en el Bernabéu

Koke golpea el balón en un entrenamiento aunque Isco trata de obstaculizarle ante la mirada de Aspas y Carvajal. :: v. lerena / EFE

Lopetegui se plantea romper a los 'azzurri' con Silva de falso '9', junto a Isco y Asensio España e Italia deciden en un 'clásico europeo' la mayor parte de la clasificación para Rusia

RODRIGO ERRASTI

madrid. «Nos jugamos un Mundial en este partido», recuerda Andrés Iniesta. El manchego, autor del gol más importante en la historia de la selección española, transmite la solemnidad de un encuentro en el que dos de las selecciones dominadoras de la última década, España e Italia, se miden por un billete directo para el Mundial de 2018. Es cierto que aún restarán otras tres jornadas para que eso suceda de modo matemático, algo que se encargan de recordar tanto Lopetegui como su colega italiano Ventura, pero todos saben que es el duelo clave. «Si ganamos tenemos pie y medio en Rusia», recuerda Pepe Reina, convertido en uno de los focos de atención del encuentro pese a que arrancará en el banquillo. Bajo palos estarán David de Gea, que tratará de mantener su buena racha desde la llegada de Lopetegui, y Gigi Buffon, el eterno capitán transalpino. «España-Italia en el Bernabéu. Podría ser la final de un Mundial o una Eurocopa», resume su amigo Álvaro Morata, con el que compartió vestuario en la Juventus. El delantero estaba llamado a ser uno de los protagonistas pero el jueves lanzó una frase inquietante teniendo en cuenta que es el único '9' puro disponible. «Aunque me fastidie jugar con falso nueve es una buena idea. Los defensas italianos se mantienen cómodos con una referencia arriba. Es el único partido donde podría decirlo. Ya veremos lo que dice el míster», dijo el punta para sorpresa general. «Morata tiene que estar preparado para jugar. Y lo está. Su intención fue decir que si juega, bien y si no que está listo para ayudar. Por encima de lo individual le importa el colectivo», zanjó Lopetegui.

El técnico vasco parece decantarse por la opción de colocar a Silva como falso '9'. A su lado estarían Asensio e Isco, en gran momento de forma en el Real Madrid. El joven balear acapara elogios estos días, pero el capitán Sergio Ramos pide no cargarle de responsabilidad. El sevillano recuerda que «España tratará de implantar el criterio y filosofía que nos ha llevado al éxito». En el once estarán los demás habituales, incluido un Iniesta que tendrá a Busquets y Koke como escuderos para poder rendir «en la versión individual y colectiva» que se necesita para tumbar a Italia. En el banquillo estarían Villa y el propio Morata, ya que Diego Costa no ha sabido gestionar mejor su situación en el Chelsea y se le añora desde la distancia. Y eso que España mantiene un mejor promedio goleador que su rival (18-14) por lo que el empate le permitiría seguir líder.

Eso sí, en la selección avisan que no especularán y recuerdan que «Italia de un pequeño detalle saca muchísimo provecho», si bien Lopetegui espera una Italia algo más atrevida que en el duelo de Turín. Allí España pudo sentenciar pero acabó sufriendo en los últimos minutos tras encajar un gol de penalti en el único remate que recibió De Gea. «Sabemos sufrir», recuerdan en el seno de la expedición italiana cuando les recuerdan que España no pierde un partido de fase de clasificación para el Mundial desde 1993 en Dinamarca (56 triunfos y 13 empates) y que nunca ha caído en suelo español buscando billete mundialista.

Sin Chiellini

De hecho, la última vez fue en 2003 luchando por ir a la Eurocopa de Portugal. «Eso dice mucho de su potencial, pero nosotros hemos demostrado saber competir contra ellos», recuerda Leonardo Bonucci. El central no podrá formar tridente defensivo (con Barzagli) por la baja de Giorgio Chiellini, lesionado en el gemelo y que fue autor de uno de los goles en París en la pasada Eurocopa. Allí pero diez años antes, en septiembre de 2006, cedió Italia su último partido clasificatorio para Eurocopas y Mundiales. Desde entonces, 55 encuentros sin lágrimas.

Además, la 'Nazionale' regresa al Bernabéu, donde ganó el Mundial de 1982. No ha vuelto a jugar en el estadio madridista desde aquel 11 de julio en el que sumó la tercera estrella junto a su escudo. Ventura medita honrar esas estrellas y olvidarse del 5-3-2 para colocar a Conti y Darmian en los laterales. De Rossi y Verratti -alabado por Iniesta- formarían en el medio con Candreva e Insigne en bandas mientras que arriba Immobile podría formar dupla con Belotti, al que Lopetegui ve «preparado» pese a su juventud. Al partido, en el que casi 1.700 efectivos participarán en el dispositivo de seguridad, se prevé la asistencia de unos 2.400 seguidores italianos que contarán con una 'fan zone' situada en la plaza de Carlos Trías Bertrán. Gracias a ellos se llenará un Bernabéu al que se ha solicitado apoyar a Gerard Piqué, silbado en algunos campos españoles por su conocido antimadridismo.

Un último dato positivo para los más supersticiosos es que España siempre ha ganado cuando jugó un 2 de septiembre. Primero ante Italia en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920; luego en Sarajevo ante Bosnia camino del Mundial 2002; y por último en Badajoz a Liechtenstein en duelo clasificatorio para la Eurocopa 2008 y por último en un tenso amistoso en Suiza ante con Chile.

Más

Fotos

Vídeos