Fernando Hierro, avalado por todos

Fernando Hierro, durante el sorteo de las eliminatorias de repesca para el Mundial de Rusia 2018. :: efe
/
Fernando Hierro, durante el sorteo de las eliminatorias de repesca para el Mundial de Rusia 2018. :: efe

El vestuario airea que es favorable al regreso del malagueño, que está esperando que se aclare la inestabilidad de la FEF

RODRIGO ERRASTI LAS ROZAS.

El regreso de Fernando Hierro a la Federación Española de Fútbol (FEF), al mismo cargo de director deportivo que dirigió con éxito de 2007 a 2011 (no sólo por la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010), se puede hacer oficial en los próximos días. El malagueño ha sido solicitado para regresar con premura a la casa, que dejó tras un desgaste con dos personas con las que cada vez se le hacía más complicado trabajar: Jorge Pérez, entonces secretario general, y María José Claramunt, en aquel momento directora de marketing. Ninguna está ya en la institución y el resto de los que conoce le han mostrado su voluntad real de que vuelva. Nadie duda de su valía. «Es una cuestión de la Federación. En su momento, cuando haya algo oficial y lo consideren ya lo comunicarán, pero de Fernando sólo puedo hablar bien, y mucho. Es amigo», reconoce Julen Lopetegui, que llegó a la FEF en 2010 para dirigir a la sub-19 como fichaje del propio Hierro. Su entendimiento es total y también con los futbolistas, con los que la FEF quiere tender puentes tras la salida de Claramunt.

Juan Luis Larrea es el presidente interino, pero por sus actos da la sensación de que tiene vocación de ser permanente, aunque en su época de tesorero vivió momentos de tensión con los capitanes. «Estabilidad queremos todos. Los jugadores, el cuerpo técnico y la Federación. La situación que se ha dado es complicada también para el propio Larrea y para la Federación por todo lo que ha ocurrido y por cómo está el que era presidente (Ángel María Villar). Es una situación difícil para todos», dijo Sergio Busquets en Radio Marca antes de reconocer que el despido de Claramunt fue «un jarro de agua fría» para el grupo. «Le teníamos mucho cariño, pero las decisiones no las tomamos nosotros. Si no, serían otras. No decido yo», zanjó.

Sergio Ramos también fue muy claro. «Lo más justo sería que hubiera una junta y que saliera un presidente para encontrar la estabilidad en nuestra selección. Larrea tiene todo nuestro respeto y esperemos que lo haga de forma honesta y justa», explica. Consciente de la situación la secretaria general Esther Gascón se reunió con los capitanes para aclarar algunos asuntos no cerrados (derechos de imagen pendientes de cobro y las primas del próximo Mundial) y también les adelantó la opción de la posible vuelta de Hierro. «Nos reunimos para buscar el bien del fútbol español, que los que vengan puedan recoger lo que sembremos nosotros. Era una charla necesaria. En líneas generales todo muy bien», explicó Ramos, que no tuvo problema en hablar del posible retorno de Hierro. «No nos lo han comunicado, algo hemos escuchado. Pero si es así, él sabe lo que el equipo necesita. Estuvo aquí en una etapa muy buena y para coordinar la cantera nadie mejor que Fernando. Es muy buen amigo y para el Real Madrid sería un fichaje estrella, pero no me hacen caso», bromeó.

Sergio Busquets Centrocampista del Barcelona «Conozco a Hierro desde hace años, está capacitado y es una gran persona que hizo una gran labor aquí»

Los jugadores respaldan la vuelta de Hierro -lo hicieron en privado con la parte ejecutiva de la FEF (representados por Ramos, Iniesta y Silva)- y lo han expresado públicamente. «Conozco a Fernando desde hace años, está muy capacitado y es una gran persona que ya hizo una gran labor», afirmó Busquets. Hasta el Consejo Superior de Deportes (CSD), por voz del presidente José Ramón Lete, ha dado el visto bueno. «Me parece estupendo que Hierro sea el director deportivo de la Federación», de donde se fue tras entenderse con Luis Aragonés y forjar una gran afinidad con Del Bosque, que no logró evitar que se marchase. Hierro desea desarrollar un proyecto a largo plazo que no sólo afecte a la absoluta (considera ideal que fuera hasta Catar 2022), pero con la actual situación institucional eso es algo complicado de asegurar. La FEF le ofrece el cargo hasta que finalice el Mundial de Rusia (y que se estrene tras el sorteo del 1 de diciembre en el Kremlin) y el malagueño va a esperar un poco antes de dar el sí, aunque sabe que es clave comenzar el trabajo, como la elección de las instalaciones de entrenamiento de la selección, cuanto antes.

A finales de mes podría haber moción de censura, ya que desde el día 22 habrán pasado seis meses desde que fue elegido Villar, suspendido tras ser imputado, tiempo necesario para plantear esa medida. Ahora mismo serán necesarios dos tercios de la Asamblea para que la actual junta directiva abandone la dirección de la FEF, ya que el abogado no tiene pensado dimitir y parece que el proceso penal y el Tribunal Administrativo del Deporte tomarán una decisión que modifique la actual situación. Luis Rubiales cuenta con fuertes apoyos, entre ellos los de muchos internacionales, pero no tiene seguro salir triunfal en una posible moción de censura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos