La Rioja

«Ojalá puedan repetirse los años gloriosos del Logroñés; hay que dejar atrás los egos»

Julen Lopetegui, Juan Ignacio Belasco y varios miembros de la peña Logroño posan con las llaves del chamizo.:: sonia tercero
Julen Lopetegui, Juan Ignacio Belasco y varios miembros de la peña Logroño posan con las llaves del chamizo.:: sonia tercero
  • El técnico de La Roja recibe las llaves del chamizo de la Peña Logroño y destaca el potencial de la ciudad

  • Julen Lopetegui Seleccionador de España

Por un momento, las instalaciones de Pacharán La Navarra en Viana retrocedieron en el tiempo. No era un día de noviembre en el que se agradecía el tímido sol, sino una jornada más de las fiestas de San Mateo. En el aparcamiento esperaban varios miembros de la peña Logroño la llegada de Julen Lopetegui, seleccionador nacional. Pantalón blanco, blusón rojo, pañuelo blanco con ribete azul... todo preparado.

El que fuera jugador del Logroñés recibió las llaves del chamizo de la peña Logroño, llaves que se entregan a quienes están unidos a la ciudad o a la peña. Para ésta, Lopetegui nació en los primeros años de la década de los noventa, cuando aterrizó en el desaparecido Las Gaunas para vestir la camiseta del también desaparecido Logroñés. Tres años que le llevaron no sólo a disfrutar de una gran etapa, sino a firmar por el Barcelona y a jugar el Mundial de Estados Unidos. Veintidós años después, Lopetegui sigue ligado a La Roja, pero como máximo responsable técnico, y a La Rioja. «Vengo a Logroño menos de lo que me gustaría», admite.

Juan Ignacio Belasco, propietario de la firma licorera, e Isaías González, presidente de la peña Logroño entregaron las llaves a Lopetegui. Algunas semanas después de las fiestas mateas, pero se las entregaron. «Gracias por el detalle de acordaos de mí y de hacerme este honor», indicó el entrenador al tomar la palabra antes de admitir que se sentía muy «orgulloso» por recibir el presente de una ciudad que es «especial» para él. «Sé que la entrega es en septiembre, pero fue imposible, así que quedamos en venir en cuento tuviera un hueco. Hay actos a los que apetece venir y éste es uno de ellos», decía.

Lopetegui fue muy preciso en sus palabras. Discurso sencillo y fácil de entender. No diferencia por nombres (UDL y SDL), sino por categorías. Preguntó por Nacho Martín, por Abadía, por el Buji (Juan Carlos Herrero), jugadores y compañeros de otra época. «Yo tuve la suerte de vivir los tiempos gloriosos del Logroñés y también que la ciudad los viviera. Ojalá que se puedan repetir y que las diferencias desaparezcan porque hay veces que son fruto no se sabe bien de qué. Hay que dejar atrás egos, problemas y situaciones que no llevan a ningún sitio. Insto también a ello a todas las instituciones. Esta ciudad tiene una enorme fuerza. Disfruta de una gran ubicación geografía, a hora y media de la mayoría de las capitales del norte de España, de un campo magnífico... Un gran potencial que puede llevar al terreno futbolístico y disfrutar de un equipo en las categorías altas del fútbol español porque lo merece», apuntaba el preparador vasco.

Después de ganar a Macedonia hace unos días, la selección se toma un descanso hasta el mes de marzo. Vive inmersa en el cambio que ha introducido Julen Lopetegui tras la etapa de Vicente del Bosque y en la clasificación para el Mundial del 2018. ¿Jugará España en Las Gaunas una vez más? «No depende de nosotros. Hay un protocolo que seguir. Nosotros analizamos prioridades en las que tenemos en cuenta el tipo de campo que queremos o el rival al que nos enfrentamos. Yo doy mi opinión, pero la decisión corresponde a la Federación Española. Ojalá que en un futuro no muy lejano podamos venir a Logroño», indicaba.

Con diez puntos en la clasificación, España manda en su grupo, si bien Italia presenta los mismos números e Israel acumula nueve. Albania suma seis; Macedonia y Liechtenstein, sin puntuar, completan la competición. Todo ello después de cuatro partidos. Por delante tiene seis encuentros más que se jugarán entre marzo y octubre del próximo año. «Estamos donde queríamos estar. Podríamos estar mejor si hubiésemos ganado en Italia, pero creo que el equipo ha respondido bien en los cuatro compromisos y con buenas sensaciones. Ahora debemos centrarnos en Israel y pensar únicamente en el siguiente partido para lograr el objetivo de jugar el Mundial de Rusia», afirmaba.